Compartir
Publicidad

Adiós, Gabo, adiós

Adiós, Gabo, adiós
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Ha muerto Gabriel García Márquez. La noticia nos impacta a pesar de que era la crónica de una muerte anunciada, como el título de su libro homónimo. Y es que todos sabíamos que pronto iba a ocurrir pero era difícil pensar el mundo, pensar América Latina sin el mago inquieto que era El Gabo.

Padre inneglable del gran Boom Literario Latinoamericano, su novela Cien Años de Soledad se convirtió, a pesar de no ser ni su primer novela ni la primera obra del movimiento literario, en el libro emblemático de la vuelta de tuerca no solo de la literatura latinoamericana, sino de la literatura mundial. La lectura de ficción nunca fue la misma desde que salió a la luz la saga de la familia Buendía.

Hoy es un día triste, hay un vacío, un no se qué que nos aprieta el alma. Pensarlo rodeado de mariposas amarillas que lo conducen sonriente a ese otro espacio que nos espera a todos después de esta vida, es una suerte de consuelo. El mejor homenaje: volver a leerlo y revivir frases como ésta que me recuerda una querida amiga:

En cualquier lugar que estuvieran, recordarán siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera.

Gracias, Gabo, por tanto. Por reinventarte y reinventarnos; por construir con tu palabra una puerta a otra realidad que nos reinventa. Descansa en paz.

Vía | El País Más información | La Vanguardia En Papel en Blanco | Gabriel García Márquez Imagen | Nuevos cronistas de Indias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio