Compartir
Publicidad

Ana María Matute desmitifica el Café Gijón

Ana María Matute desmitifica el Café Gijón
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Si ha habido algún templo de los escritores en la capital, ese ha sido el Café Gijón. El último reducto de los cafés - tertulia adquirió una dimensión mítica en los años cincuenta, cuando todos los que eran y todos los que aspiraban a ser se apretaban en sus bancos y sorbían de sus tazas. Gente como Umbral, Cela o Benet se han encargado de mistificar su nombre. La realidad, según Ana María Matute, podría haber sido diferente:

Estaba lleno aquello de mangantes, de lázaros, vagos, sinvergüenzas de todo tipo, gente sin el menor interés. [El Café Gijón] era una cosa muy pequeña, muy provinciana, y en el fondo muy mezquina. Un pequeño mundo muy casposo, lleno de envidias, de resentimientos. Como un casino de pueblo, con muchos viejos. Y con aquellos horribles escritores fascistas... [García Serrano, Sánchez-Mazas o Eugenio Montes]

La propia Matute admite que sus recuerdos están impregnados de su propia insatisfacción personal respecto a los años cincuenta (su primer marido, apodado llamativamente 'El Malo', su alejamiento de Barcelona...). Sin embargo el retrato del Gijón que pinta no se aleja mucho de los oscuros cuadros de mediocridad y miseria que nos han dejado los escritores de la posguerra.

A pesar de su cruda realidad, nadie podrá negarle al Gijón la virtud de haber servido de crisol para tantos escritores, aunque fuera para echar pestes mutuas. El testimonio de Matute y otros personajes puede encontrarse en el libro Ronda del Gijón. Una época de la historia de España de Marcos Ordóñez. También podremos oir a un gran guionista, Rafael Azcona, explicar sus primeras impresiones sobre el cine: le enfadaban las películas americanas, aquellas en las que la gente vivía demasiado bien.

Vía | Yahoo! Noticias Más Información | Ana María Matute en EPdlP, Fotos de época del Café Gijón en la web de José García Nieto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio