Compartir
Publicidad

Ángel González ha muerto

Ángel González ha muerto
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para los aficionados a los cálculos cabalísticos y a los enemigos de las casualidades, el 11 de enero de 2008 ya ocupa un lugar en la historia de la infamia. Supersticiones aparte, lo cierto es que tenemos que añadir un nuevo nombre a la lista de escritores fallecidos en las últimas horas, uno que me produce especial pesar: el del poeta y académico Ángel González, muerto esta noche en una clínica de Madrid a los 82 años.

Ángel González fue una de las voces poéticas más firmes y duraderas de la posguerra española, la llamada Generación de los 50. La poesía fue para él vehículo de la expresión de la conciencia existencial, magistralmente plasmada en uno de sus poemas juveniles, Para que yo me llame Ángel González. El carácter "realista" de su poesía (adjetivo que siempre recibió con algo de estupor) también le hizo practicar la denuncia con un punto de sátira de los mores sociales, evolucionando en un radical compromiso por la democracia en los años finales del franquismo.

Debutó en 1955 con el libro Áspero mundo, que recibió un accésit en el Premio Adonai. Otros trabajos suyos son Sin esperanza, con convencimiento (1961), Grado elemental (1961), Tratado de urbanismo (1967), Breves acotaciones para una biografía (1971), Prosemas o menos (1983), Deixis de un fantasma (1992) y Otoño y otras luces, su último libro publicado en 2001. Recomiendo su Antología poética de Alianza (2003), un magnífico recorrido por su trayectoria con poemas seleccionados por él mismo.

En 1985 se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996. Su premio más reciente es el García Lorca de Poesía, en 2005. Desde 1972 residía en Estados Unidos donde enseñaba Literatura Contemporánea en la Universidad de Alburquerque hasta su jubilación en 1993.

Sólo vi una vez a Ángel González. Fue hace ocho años, en unos cursos de verano de El Escorial. Ya entonces tenía un aspecto frágil y quebradizo. Intentó hacer una lectura de sus poemas al auditorio, pero la voz se le apagaba. Hasta tres veces empezó de nuevo pero aquél timbre profundo perdía fuelle abruptamente y se extinguía. Fue triste de contemplar.

Sin embargo, a dónde su cuerpo no le permitía llegar lo hacía con su mente y su palabra. Aquél día nos regaló unas cuantas frases sobre la expresión poética. A día de hoy me alegra haber contribuído aunque sea mínimamente a compartir esas palabras con vosotros, a hacer que la voz quebrada de Ángel González no deje nunca de vibrar.

Vía | El Pais, El Mundo En Papel en Blanco | Ángel González

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio