Compartir
Publicidad

Borges, eterno.

Borges, eterno.
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jorge Luis Borges murió hace 25 años, el 14 de junio de 1986, año del cometa Halley y el día del cumpleaños de mi padre. Datos estos que uno nunca puede olvidar y que enmarcan la realidad y la dimensión de galaxia (que no de cometa y sus intermitencias) que tiene este gran escritor argentino, patrimonio de todos los mortales que andamos de libro en libro.

Yo leí a Borges ya de mayor. Me llamó la atención la palabra “dantescos” en uno de sus libros y lo compré y lo leí ('Nueve ensayos dantescos'). Dante, su Infierno sobre todo, me perseguía con insistencia de condena. La verdad es que me quedé impresionado por él, por su prosa, por sus cuentos, por su historia, por su ceguera que a mí me causa un miedo insuperable.

Piglia, Ricardo Piglia, dice que “la novela actual de este continente (América Latina) bebe más de la cosmogonía de Jorge Luis Borges, autor de una generación anterior, que de la del padre de 'Cien años de soledad', del "realismo mágico" que durante décadas pareció inundarlo todo”.

Todo el mundo cita a Borges, todo el mundo lo quiere emular, todo el mundo quiere hacerse una foto junto a su legado para prestigiarse, para convertirse en discípulo suyo. Hasta un remake se ha publicado hace poco por obra y gracia de Agustín Fernández Mallo.

Así que todos somos deudores. El legado de Borges se agranda cada vez más llevando la torrencialidad de los discursos narrativos de América Latina por derroteros más fértiles y duraderos que el famoso “realismo mágico” que tuvo su razón de ser pero que se clausuró en sí mismo hace ya muchos años. Aunque de allí venimos es hacia Borges donde vamos. La literatura es así de justiciera y caprichosa.

Como homenaje al argentino vamos a recomendaros dos lecturas borgeanas y un ensayo sobre Borges. El primero es 'Otras inquisiciones'. Son breves ensayos que empujan al lector a mirar otras posibilidades de búsqueda, a considerar temas que tal vez no se había planteado nunca: Buda, el infierno, el panteísmo. Unos excelentes ensayos sobre escritores clásicos completan este volumen y convierten esta pequeña joya en esencial.

Luego está 'Nueve ensayos dantescos'. Excelente, cautivador, creativo hasta el asombro. Léanse “El falso problema de Ugolino” o “La última sonrisa de Beatriz”, un brillante punto final a un texto hermoso y lleno de pasión por la Divina Comedia.

El ensayo que os recomiendo es 'El factor Borges' de Alan Pauls que incluye un capítulo dedicado a una de las grandes pasiones de este irrepetible escritor: Las bibliotecas, los libros. Toda su vida gira en torno a ellas, desde la de su padre hasta la Nacional de Argentina, el profundo afecto de Borges por los libros, se hace patente en su biografía.

Al final va a resultar que Borges es un padre al que no hay que matar y una luz que hay que seguir pero no cada 76 años como le pasa el cometa Halley. No lo olviden: la lectura de Borges produce más literatura, es uno de esos escritores a los que lees y te dan ganas de escribir y sobre todo, de seguir leyendo.

En Papel en Blanco | Todos los cuentos de Jorge Luis Borges ahora en un único volumen.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio