Compartir
Publicidad

Cortázar y el doble: ¿eran Poe y Baudelaire la misma persona?

Cortázar y el doble: ¿eran Poe y Baudelaire la misma persona?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Probablemente, la mayoría de los que hemos leído los cuentos de Edgar Allan Poe en castellano lo hayamos hecho a través de la traducción de Julio Cortázar; después de más de cincuenta años la versión del argentino continúa siendo la más aclamada.

Este trabajo monumental le fue encargado en 1953 por la Universidad de Puerto Rico. Por aquel entonces, Cortázar ya había establecido su residencia en París con su primera esposa, Aurora Bernárdez; era una época de penurias económicas en la que su principal sustento partía de las traducciones. Cortázar tradujo toda la obra en prosa del estadounidense, y lo acompañó de un prólogo, una reseña biográfica y notas a cada uno de los cuentos. La dificultad y la densidad del encargo lo absorbieron durante meses; de hecho, puede decirse que no respiró con tranquilidad hasta que supo de la recepción en destino de los paquetes con el texto:

Todo este tiempo estuve temiendo vagamente que alguno de los paquetes se perdiera, y se pusiera verde de humedad, o una rata se comiera un pedazo… la sola idea de tener que rehacer un pedazo me daba náuseas.

Cortázar confesó más de una vez que comenzó a escribir relatos por Poe, quien me enseñó lo que es la gran literatura y lo que es el cuento. Para el autor de 'Rayuela' el cuento, en tanto que género literario, era “la habitación de lo fantástico”, y Poe el creador de su versión moderna; tras él, la casa de lo fantástico se multiplicó en las literaturas de todo el mundo.

Al margen de la evidente “relación literaria” entre ambos, Cortázar defendía una curiosa teoría en relación a un tema que abordó en su obra en numerosas ocasiones: el del doble (evidencia que, confesaba, había aceptado desde niño). Para él, Charles Baudelaire era el doble de Edgar Allan Poe.

Según se sabe, Baudelaire se obsesionó con los relatos de Poe, hasta el punto de entregarse en cuerpo y alma a su traducción, a pesar de no conocer la lengua inglesa en profundidad.

Sin embargo Baudelaire, con una intuición maravillosa, jamás falla. Incluso cuando se equivoca en el sentido literal, acierta en el sentido intuitivo; hay como un contacto telepático por encima y por debajo del idioma.

Todo esto Cortázar lo apreció durante su propia traducción, ya que junto al texto original tuvo como referente la versión del francés.

Pero la identificación fue todavía más allá:

Si usted toma las fotos más conocidas de Poe y de Baudelaire y las pone juntas, notará el increíble parecido físico que tienen; si elimina el bigote de Poe, los dos tenían, además, los ojos asimétricos, uno más alto que otro.

Otras características psicológicas, como el culto necrofílico, los problemas sexuales, una similar actitud ante la vida y la inmensidad de ambos como poetas, fortalecen a Cortázar en su pensamiento.

Es inquietante y fascinante pero yo creo (y muy seriamente, le repito) que Poe y Baudelaire eran un mismo escritor desdoblado en dos personas.

Lo compartamos o no, no deja de ser una curiosa visión sobre dos grandes, de otro grande de las letras.

En Papel en blanco | Julio Cortázar, Edgar Allan Poe , Charles Baudelaire

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio