Compartir
Publicidad

Dime a quién persigues y te diré quién eres (y III)

Dime a quién persigues y te diré quién eres (y III)
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Téngase en cuenta que actualmente no siempre son los Estados quienes hostigan a los librepensadores, sino que en muchos casos los responsables de la persecución son grupos terroristas, mafiosos o fanáticos de cualquiera índole. Tal es el caso de Italia con la Mafia, España con ETA o México con el narcotráfico.

La Historia de España está repleta de gobernantes con gusto por prohibir determinados usos de la literatura, desde el Index Librorum Prohibitorum de la Santa Inquisición hasta el Generalísimo Franco negando la oficialidad del euskera, el catalán o el gallego. Los derechos y libertades otrora negados llegaron con la democracia y se han desarrollado positivamente en estos últimos treinta años, pero todavía hay gente en España que no puede expresarse libremente o, por lo menos, si lo hacen, saben que se pueden provocar el cobarde ataque de una banda terrorista de la calaña de ETA.

Gorka Landaburu, director y vicepresidente del consejo editor del semanario Cambio 16 y de la revista Aldaketa Hamasei, es afiliado del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y siempre se ha mostrado contrario al nacionalismo violento. En 2001 recibió un paquete en su casa remitido por una revista a la que estaba subscrito. El paquete, que en realidad era un envío de ETA que contenía 150 g. de titadyne, explotó al abrirlo causándole graves heridas en cara y abdomen, así como la amputación de una falange de la mano derecha y una falange de todos los de la izquierda excepto el pulgar. Desde hace años hasta hoy mismo, está obligado a vivir con escolta permanente.

Un caso muy similar pero con final feliz fue el del también periodista Carlos Herrera, cuando en el año 2000 llegó a la redacción de Radio Nacional de España un paquete de puros en cuyo interior había 125 g. de explosivos. Cuando se disponía a abrirlo reparó en que carecía de los precintos oficiales y que el peso no parecía el que debía esperarse, así que se puso en contacto con el servicio de seguridad del edificio, que avisó a la policía para que confirmara las sospechas del periodista, encontrando material explosivo y una célula fotosensible para activarlo al mínimo contacto con la luz.

En definitiva, no podemos hablar de un total respeto a la libertad de expresión en España mientras exista ETA y todavía haya organizaciones sociales o particulares que apoyen sus objetivos. Vayamos ahora al caso italiano, la democracia más enferma del mundo occidental.

Roberto Saviano es un periodista que tuvo la valentía de infiltrarse en el mundo de la camorra napolitana, conocida como 'El Sistema'. En su libro Gomorra (verdadero éxito de ventas mundial y cuya versión cinematográfica ganó un buen número de premios internacionales y fue nominada a la Palma de Oro del Festival de Cannes) denuncia las prácticas de la mafia y revela como todo el sistema político está corrompido por la mafia, vertical y horizontalmente.

Desde su publicación su vida corre un serio peligro y se ha visto obligado a abandonar Italia y vivir escoltado constantemente. En una demostración más de ese maravilloso refrán que dice 'Dios los cría y ellos se juntan', Saviano reveló a los asistentes de un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander que ETA tiene relaciones con la Camorra napolitana; según él, el negocio es el siguiente: ETA provee de droga a los napolitanos y estos les pagan con armas. Tal extremo fue negado por Pérez Rubalcaba, Ministro de Interior del Gobierno español, pero ¿lo hubiera reconocido públicamente en el caso de que sea cierto?

Como decía, Italia es, políticamente hablando, un país enfermo de cáncer. El origen del tumor es incierto, pero está tan extendido que parece imposible que pueda recuperarse. A la cabeza de todo está Silvio Berlusconi, ese Mussolini con más botox que votos. Un caso curioso: el bueno de Silvio se enfadó cuando se enteró que el libro Cuadernos (recopilación de los textos aparecidos en el blog El Cuaderno de Saramago) contenía críticas contra él. La Editorial Einaudi, propietaria de los derechos de las traducciones italianas, decidió no publicar el libro. ¿Adivináis quién es el dueño de la Editorial?

En conclusión, allá donde se persigue el librepensamiento no se puede hablar de una democracia totalmente sana. Es de obligatorio cumplimiento para cualquier Estado respetar la libertad de expresión y pararle los pies a aquellos que quieren limitarla, como los lobbies periodísticos, empresariales, religiosos... Es más, un Estado democrático no debe relacionarse culturalmente con uno que no lo es. Me explico: un organismo público español puede invitar a España a un escritor chino, tenga la ideología que tenga, pero no debería establecer relaciones culturales con un gobierno como el chino. Dejadme que os comente lo que pienso sobre la participación de Galicia como 'Cultura Invitada' a la Feria Internacional del Libro de La Habana en 2008.

Galicia fue la primera "Cultura sin Estado propio" que fue invitada a la Feria Internacional del Libro de La Habana. El Gobierno gallego de entonces estaba formado por la coalición Partido Socialista de Galicia (PSdG) y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) y la Consellería de Cultura estaba en manos del BNG. No sólo se aceptó la invitación sino que se vendió como un importante logro para la cultura gallega, pues según decían, era la primera vez que Galicia era reconocida internacionalmente como una cultura independiente a la española. Queda muy bonito así dicho, pero a mí no me gustó un pelo. Dejando a un lado el alto (mal)gasto económico que supuso, considero que el Gobierno gallego o, cuando menos, el sector nacionalista, quiso aprovechar la oportunidad de apuntarse un tanto, sin importarle que el Gobierno cubano no respete los derechos humanos. Incongruencia total: por una lado se les llena la boca censurando los actos israelíes contra el pueblo palestino, pero en el caso cubano no les importó mirar para otro lado.

Galicia le debe mucho a Cuba; en La Habana se creó la Real Academia Gallega, se cantó por primera vez el himno gallego y se publicó por primera vez 'Follas Novas' de Rosalía de Castro. Por no hablar de los miles de gallegos que emigraron a Cuba (y al resto de Latinoamérica) en busca de una vida mejor. En consecuencia, creo que Galicia le debe mucho a Cuba, especialmente en lo cultural, pero el compromiso debe ser con el pueblo cubano, no con su Gobierno. Creo que tanto Galicia como España deben participar activamente en la normalización democrática de Cuba, pero con su Gobierno sólo deben relacionarse políticamente y no participar en una feria cultural mientras haya presos ideológicos en las cárceles de la isla.

En Papel en Blanco | Dime a quién persigues y te diré quién eres (I), Dime a quién persigues y te diré quién eres (II) Más Información | 'La cosa Berlusconi', artículo de Saramago en relación a Silvio Berlusconi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio