Compartir
Publicidad

Doris Lessing lamenta haber ganado el Nobel

Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Hace seis meses una ancianita de pelo cano llamada Doris Lessing regresaba de comprar alcachofas cuando se encontró frente a su puerta a un equipo de la agencia Reuters. Le anunciaban que se le había concedido el premio Nobel de Literatura (Lessing se había perdido el anuncio oficial por estar comprando las susodichas alcachofas). Entre gruñona y divertida, Lessing logró abrirse paso entre los solícitos periodistas y concedió a darles una declaración rezumante de ironía: Mire, he ganado todos los premios literarios de Europa, cada maldito premio, así que obviamente estoy encantada de ganar uno más.

A día de hoy, Doris Lessing no se anda por las ramas: para ella, ganar el Nobel ha sido una catástrofe, según dice en una serie de entrevistas hechas a la BBC. Todo lo que hago ahora es dar entrevistas y pasar tiempo en sesiones de fotos, cuenta. Sobre la cuantía del premio, que a nadie le amarga un dulce, confiesa que la está liquidando a marchas forzadas. Se ha ido a mis hijos, mis nietos y mi familia extendida. Mis contables me dicen que debería librarme de ello, de lo contrario se lo quedarán los recaudadores de impuestos.

Sin duda lo más amargo de su confesión viene cuando habla de porqué dejó de escribir. Paré, no tengo energía. Por eso no dejo de decir a los que son más jóvenes que yo que no se imaginen que siempre serán jóvenes. Esta claro que para la ganadora de mayor edad de la historia del Nobel este no ha resultado una dulce recompensa, más bien una pesada losa que arrastrar en el ocaso de su vida. Sin embargo, combativa hasta el final, hace de su testimonio una advertencia contra las vanidades literarias.

Vía | Yahoo! Noticias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio