Compartir
Publicidad
"Estamos viviendo una segunda revolución tecnológica solo comparable a la revolución industrial del XIX". Entrevista a David B. Gil.
Escritores

"Estamos viviendo una segunda revolución tecnológica solo comparable a la revolución industrial del XIX". Entrevista a David B. Gil.

Publicidad
Publicidad

Hace unos días os contaba mis impresiones sobre Hijos del dios binario, la novela de David B. Gil publicada por Suma de Letras. Una novela que, como sabéis, he disfrutado muchísimo y ha entrado directa en la lista de lecturas favoritas del año. Por si fuera poco, David se ha prestado amablemente a contestar unas cuantas preguntas y aquí tenéis el resultado. ¡Pasad y leed!

En 'Hijos del dios binario' retratas un mundo cercano pero a la vez muy diferente. ¿Cuál es tu visión del futuro más próximo?

Creo que sería algo similar a lo mostrado en la novela; de hecho, he intentado ofrecer una visión del futuro próximo lo más realista y verosímil posible. Mi objetivo era no pasarme de frenada, no quería un futuro espectacular y desmedido que tomara el protagonismo del relato, sino algo que el lector sintiera próximo y plausible, que envolviera sin estridencias el núcleo de la historia, que es la trama de investigación que desarrollan Daniel Adelbert y Alicia Lagos. Suelo decir que si lees una página al azar de 'Hijos del dios binario', lo más probable es que pienses que la novela se ambienta en el presente. Solo hay algunos elementos tecnológicos, científicos y sociales que nos indican que estamos en otras coordenadas temporales. La creación de este futuro verosímil supuso un importante trabajo de documentación y proyección: te obliga a conocer bien las tecnologías que están actualmente en desarrollo e intentar averiguar cuáles serán los estándares dentro de unas décadas. En muchos momentos fue un quebradero de cabeza, pero resulta gratificante comprobar que los lectores lo valoran. A muchos les está encantando poder echar un vistazo a ese mundo que está a la vuelta de la esquina.

Nanomáquinas injertadas en el cuerpo, control por parte de multinacionales... e inmersión total en la Red. ¿tan mal nos ves?

Creo que estamos viviendo una segunda revolución tecnológica solo comparable a la revolución industrial del XIX, y que, en estas épocas de aceleración científica, la ética y la legislación quedan rápidamente desfasadas. Los vacíos éticos y legales permiten que la única pregunta sustancial sea: ¿es esto posible, podemos lograrlo? Pero nadie se plantea si es necesario, o si debe hacerse. En el mundo anglosajón comienza a hablarse de "tecnofagia", de cómo la tecnología comienza a devorarnos, a esclavizarnos. Sólo hay que asistir a una reunión de amigos para ver que muchos no se miran a la cara, sino que están abstraídos en la pantalla de sus móviles. Ese es parte del mensaje subyacente en 'Hijos del dios binario': la deshumanización a través de la tecnología. Pero estamos hablando de literatura, no de sociología, así que muchos de estos elementos están exagerados y dramatizados en función de las necesidades del relato. No sé si el mundo será exactamente así, no sé si llegaremos a tener "hijos del dios binario" que prefieran vivir permanentemente conectados a la Red, en lugar de vivir en el mundo real.

En la novela hablas del libro físico como una rareza, un objeto de coleccionista. Sin embargo, las cifras dicen que el libro digital baja mientras que el físico sube. ¿Cuál es tu opinión?

Es un elemento que ha llamado mucho la atención, algo que me alegra, porque significa que ha logrado el impacto que buscaba. Parece que a todos los lectores nos preocupa, de uno u otro modo, que desaparezca el soporte impreso. De hecho, todos los personajes "buenos" de la novela coleccionan o extrañan los libros en papel, y no es una casualidad, es un guiño de mi propia postura al respecto. Creo que el papel no va a desaparecer, sino que nos encaminamos a una convivencia de ambos soportes. La evolución lógica es que el papel se emplee para las novedades y las ediciones de lujo, esas que todos queremos ver en nuestras estanterías, y que el ebook ocupe el lugar de la edición de bolsillo. Eso es lo que está sucediendo ya en Estados Unidos, por ejemplo.

En esta novela podemos encontrar referencias claras a Blade Runner o Ray Bradbury ¿Nos podrías decir algunas otras que te hayan inspirado pero no sean tan claras?

Hay muchas, incluso algunas inconscientes por mi parte que algún lector me ha hecho notar. Aparte de las que has citado, creo que hay reminiscencias evidentes de obras como Los hombres que no amaban a las mujeres, Neuromante o los techno-thrillers de Michael Crichton. Y a nivel menos obvio, muchas de mis filias están presentes en la historia: desde mi gusto por el cyberpunk, con guiños a Akira, Ghost in the Shell o la trilogía del Sprawl, a mi devoción por autores como Alan Moore, Eiji Yoshikawa o William Gibson.

Como lector, ¿qué autores u obras te emocionan? ¿Cuál crees que son tus referencias más claras?

A lo largo de toda mi vida he sido un ávido consumidor de literatura de género, de cómics y de literatura japonesa. Digamos que autores como Yukio Mishima, Phillip K. Dick, Frank Miller o Kazuo Koike son mi zona de confort, pero intento expandir mi horizonte como lector y, de hecho, algunas de las obras que más me han marcado se alejan mucho de mis gustos habituales: los maravillosos haiku de Matsuo Bashô, ese portento de documentación y creación de atmósferas que es El nombre de la rosa o, más recientemente, autores norteamericanos como Jonathan Frazen o David Vann. Son cosas que se te van quedando dentro y luego salen cuando te pones ante el teclado.

Tu primera novela, 'El guerrero a la sombra del cerezo' ganó el premio HISLIBRIS y quedó finalista en el Premio Fernando Lara, y sin embargo decidiste por la autoedición en Amazon. ¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

No fue una decisión que yo tomara, más bien la industria editorial me empujó a ello. Fue un libro que me consumió tiempo y obsesiones durante los cuatro años que tardé en escribirlo, que recibió un pronto reconocimiento al ser finalista de un premio tan importante como el Fernando Lara de Planeta, pero por el que las editoriales no apostaron al ser de una temática "inusual y arriesgada" viniendo de un autor inédito. Después de esperar tres años, opté por la autopublicación en digital, más como una rendición que como una apuesta. Y he de decir que el resultado ha sido sorprendente. Amazon es un terreno muy arduo para un autor desconocido, aun así, El guerrero a la sombra del cerezo se ha convertido en la novela histórica mejor valorada de Amazon España, lleva dos años pisando el Top 100 de ventas y ha sido la primera y única novela autopublicada en ganar un premio Hislibris de novela histórica. Cuando mis editores en Suma supieron que tenía esta otra novela, nos pidieron el manuscrito para evaluarlo y han decidido publicarlo el próximo año. Habrá que ver si la edición impresa es capaz de repetir el éxito que ha tenido la digital, pero estoy ilusionado con la oportunidad.

Tus dos novelas recogen historias y escenarios muy diferentes. ¿Cómo ha sido dar ese salto del Japón feudal a un futuro cercano?

El guerrero a la sombra del cerezo fue una experiencia tremendamente exigente a nivel de documentación y de estructura narrativa, a lo que hay que añadir que se trató de mi primera novela, lo que me obligó a reescribir muchos fragmentos para darle un tono uniforme una vez la hube concluido, ya que era demasiado evidente la evolución del estilo entre el principio y el final del relato. Fue un proceso que me dejó exhausto, así que para mi posterior proyecto necesitaba oxigenarme creativamente y opté por un thriller con tintes futuristas, muy distinto a lo que había escrito antes, pero muy próximo a mis gustos e intereses como lector. Son obras diferentes en cuanto a ambientación y estilo, aun así, los lectores encontrarán puntos en común entre ambas, como un gusto por las tramas de suspense e investigación.

Como escritor publicado, ¿qué consejos darías a los autores que están empezando y tratan de hacerse un hueco en esta industria?

Que no se obsesionen por publicar. Nuestra obsesión debe ser nuestra historia: contarla de la mejor manera posible, y luego revisarla y pulirla hasta completar la mejor novela de la que somos capaces. La historia es sobre lo único que tiene control el autor, publicarla ya no depende solo de nosotros, sino que es una mezcla de tenacidad y suerte.

Por último, la pregunta que no puede faltar... ¿qué es lo que estás planeando ahora? ¿Puedes adelantarnos algo?

Cuando acabé 'El guerrero a la sombra del cerezo' me dije que no volvería a pasar por el trance de escribir una novela histórica tan exigente a nivel de documentación, sin embargo, he vuelto a picar. Hay veces que te llega una idea demasiado buena como para ignorarla, y eso es lo que me ha sucedido con lo que estoy escribiendo ahora. Vuelvo al Japón feudal, esta vez con un thriller histórico ambientado en las misiones jesuitas que se establecieron en el país en el siglo XVI. Esperemos que todo vaya bien y pueda ver la luz.

¡Muchas gracias, David! Ha sido un auténtico placer.

En Papel en Blanco | 'Hijos del dios binario' de David B. Gil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio