Compartir
Publicidad

Google celebra (y nosotros también) el bicentenario del nacimiento de Charles Dickens

Google celebra (y nosotros también) el bicentenario del nacimiento de Charles Dickens
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy no os puedo engañar, no puedo deciros que no me lo esperaba. Llevo bastante tiempo con este día marcado en el calendario, y la verdad es que los chicos de Google me hubieran decepcionado bastante si no le hubieran dedicado un doodle al bicentenario de Charles Dickens. Porque hoy, niños y niñas, se cumplen doscientos años del nacimiento del autor británico.

Tal día como hoy, en 1812, nacía en Portsmouth Charles Dickens, en una familia que arrastraba deudas continuamente. Hasta los nueve años su formación fue autodidacta, sintiendo una gran pasión por las novelas de aventuras. Con once años su padre fue encarcelado por deudas y Charles comenzaría a trabajar en una fábrica de betún, donde tan sólo ganaba seis chelines a la semana. Las duras condiciones de trabajo y la vida de su familia en la prisión de Marshalsea le darían el suficiente material para inspirarse en sus futuras obras.

Tras un tiempo en esta situación, su suerte cambiaría, y tras la muerte de su abuela, la familia recibió una herencia que le permitió dejar la fábrica y pagar sus deudas. A partir de 1827 Dickens comenzará a trabajar como pasante y como taquígrafo judicial, realizando también sus primeros trabajos como periodista para el True Sun o el Morning Chronicle. En 1836 se casaría con Catherine Thompson Hogarth, con la que tendría diez hijos.

Será entonces cuando comience su andadura como escritor y verá publicada por entregas sus obras Oliver Twist y Los papeles póstumos del Club Pickwick. La famosísima novela Canción de Navidad llegaría en 1843, pero su auténtico best seller fue David Copperfield, que llegó a vender más de 100.000 ejemplares en poco tiempo. Adorado por los lectores y por la crítica, Dickens estaba en la cima de su carrera.

A partir de 1850 su salud comenzaría a resentirse y en 1858 se separaría de su mujer, Catherine. Sin embargo, uno de los episodios más dramáticos de su vida aún estaba por llegar. En 1865, el tren en el que viajaba con su amante sufrió un choque en un puente que estaban reparando. Los siete primeros vagones cayeron, siendo el único vagón de primera clase que no cayó en el que iba Dickens. Moriría el 9 de Junio de 1870, de una apoplejía, y está enterrado en la Abadía de Westminster.

Amante de las aventuras y desventuras de los bajos fondos de la ciudad, crítico con la hipocresía de la época, su estilo vigoroso y cómico nos sumerge de lleno en la historia, como ya hiciera con sus contemporáneos. Sus personajes, inolvidables, forman ya parte del patrimonio común de la humanidad y todos, alguna vez, hemos vivido como nuestra alguna de sus aventuras.

Exposiciones, charlas, cursos y obras de teatro, este promete ser un año movidito en lo que se refiere a la temática dickensiana, aunque eso sí, la mayoría tendrá lugar en Inglaterra. En la página web Dickens 2012 podéis poneros al día de todas y cada una de las actividades y no es mal año para hacer una escapada a Londres. Y si no podemos ir, siempre nos quedarán sus libros…

En Papel en Blanco | Charles Dickens

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio