Compartir
Publicidad

Los tesoros ocultos de Buenos Aires

Los tesoros ocultos de Buenos Aires
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace tres semanas, en Buenos Aires todavía no dan crédito a lo descubierto en los sótanos de la Sociedad Argentina de Escritores (Sade): cartas, manuscritos y textos originales de algunos de los escritores más importantes de las letras argentinas.

El viernes 25 de septiembre Alejandro Vaccaro, presidente de la institución, se encontraba revisando viejos archivadores en un acto de limpieza general cuando, de repente, aparecieron 1.292 carpetillas de papel marrón con cartas y documentos de muchos de los grandes autores latinoamericanos de comienzos del siglo XX:

Me quedé mirando asombrado lo que creo que es el manuscrito original de La marcha triunfal, de Rubén Darío... Cartas autógrafas en inglés de Sarmiento, una carta íntima de José Hernández, autor de Martín Fierro, a su mujer... Habrá que empezar una investigación para comprobar hasta qué punto aparecen poemas inéditos, cartas importantes para las biografías de sus autores.

Tras asumir la presidencia en 2008, Vaccaro inició un proceso de reforma de la que había sido una prestigiosa institución; se hicieron arreglos y restauraciones en el edificio y, por último, se llevó a cabo una escrupulosa limpieza del sótano. Entre los papeles cuyo destino inmediato iba a ser el fuego se encuentra el manuscrito de 'La marcha triunfal' de Rubén Darío, de cuidada y pulcra letra; cartas de Leopoldo Lugones, Domingo F. Sarmiento, Juan Bautista Alberdi, Ricardo Güiraldes, Juana de Ibarbourou, José Hernández o una carta de Valle-Inclán a su llegada a Paraguay: Paraná, qué río... no sé por qué no tiene tanta fama como el Nilo.

Pero sin ninguna duda, el "tesoro" que más emociona a Vaccaro es una carta firmada por Alfonsina Storni pocas horas antes de adentrarse en el mar y morir. En ella, se dirige a un amigo y escritor, Gálvez, preocupándose por el futuro de su hijo Alejandro. La carta concluye: Adiós. No me olviden. No puedo escribir más. Alfonsina.

La Sociedad Argentina de Escritores se creó en 1928 con la presidencia de Leopoldo Lugones y Horacio Quiroga (éste en calidad de vicepresidente), y una comisión directiva integrada por Enrique Banch, Jorge Luis Borges, Arturo Capdevila, Baldomero Fernández Moreno, Ezequiel Martínez Estrada, Pedro Miguel Obligado y Ricardo Rojas, entre otros. Durante gran parte de su trayectoria, la Sade reunió a los principales nombres de la literatura argentina, aunque Vaccaro afirma que en los últimos años cayó en una espiral de descrédito, como consecuencia de "la impericia de los dirigentes" hasta alcanzar el estado actual de endeudamiento.

Todo el mundo sabe que buena parte del material más valioso con que contaba la SADE ha sido robado y expoliado. Esto se ha salvado porque estaba olvidado en el sótano, al cuidado de las ratas.

Ahora se presentan varias posibilidades ante el recién descubierto tesoro, como el préstamo al Gran Museo de la Literatura (proyecto anexo a la Biblioteca nacional) o una exposición de algunos de los documentos en la propia sede de la Sociedad. Sea como sea, seguro que a partir de ahora estará bien resguardado de olvidos y chinches.

Vía | Revista Ñ Foto | Clarín Sitio oficial | Sociedad Argentina de Escritores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio