Compartir
Publicidad

Los videojuegos obstaculizan la lectura, según Francisco Ibáñez

Los videojuegos obstaculizan la lectura, según Francisco Ibáñez
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Francisco Ibáñez, el más famoso de los historietistas españoles, ha presidido una conferencia en la Biblioteca Valenciana ante casi 500 estudiantes, y ha reivindicado el carácter artesanal y "sin ordenadores" de su trabajo. "El día que un ordenador sea capaz de crear una historieta y desarrollarla, yo seré el primero en hacer cola en la tienda para comprarlo", ha ironizado el dibujante.

El creador de Mortadelo y Filemón o Rompetechos ha manifestado también que los videojuegos fomentan la falta de lectura, en el sentido de que pueden acentuar el miedo a los niños hacia la afición de leer, resaltando que los cómics son, en general, el paso hacia la lectura de libros.

Personalmente, creo que, pese a que hay una evidente proporción entre el tiempo que pasan los niños delante de la pantalla o leyendo, creo que esto no condiciona totalmente que puedan o no leer si hay una consola de por medio. En una casa en la que exista ambiente de lectura, el niño tenderá más a leer por mucho que en el salón reine la Wii como entretenimiento principal. En un hogar en el que leer no sea la tradición, no puede achacarse que el hecho de que haya una consola o PC con el que los niños jueguen, sea el motivo.

Mortadelo y Filemón representa el clásico de los tebeos más accesibles para los niños españoles desde más pronta edad, quizá junto a Astérix y Tintin, un magnífico trampolín para tener certeza de que es posible divertirse con la literatura. Respecto a que Ibáñez pudiera retirarse del mundo del cómic, él ha declarado que cuando se sintiese falto de ideas, lo dejaría. Resulta curioso cuando, en su 50 aniversario, las aventuras de Mortadelo y Filemón consisten en una estructura muy definida y que se ha ido repitiendo una y otra vez a lo largo de los años: página 1, malentendido entre alguno de los empleados de la TIA; páginas 2 y 3, Mortadelo y Filemón se lanzan a cumplir las órdenes del Súper con torpeza y carencia de eficacia; página 4, todo desemboca en desastre, Mortadelo y Filemón se esconden aprovechando la capacidad de disfrazarse del primero, mientras alguien les busca (normalmente el Súper), y un titular de un periódico detalla la catástrofe. Este ciclo se repite 11 veces, hasta formar las 44 páginas definitivas de cada volumen.

Vía | Yahoo

En Papel en Blanco | Francisco Ibáñez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio