Compartir
Publicidad

Murió J.D. Salinger

Murió J.D. Salinger
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha muerto J.D.Salinger. La noticia que se repite una y otra vez en todos los medios golpea haciéndome sentir un aura de irrealidad. ¿Es que acaso realmente el autor de El guardián entre el centeno alguna vez existió? Muchos pensarán que había muerto hacia muchos años y otros tantos en verdad dudaron de su existencia. Pero si, existió y ayer 27 de enero de 2010 murió sin apenas darse cuenta de que lo hacía. Tenía 91 años.

Es muy poco lo que se sabe de la vida de Jerome David Salinger salvo que tenía el mismo nombre de su padre, que nació el 1º de enero de 1919 y se crió en Manhattan. Su madre se llamó Marie Jillich y era de origen irlandés pero se convirtió al judaismo. Tuvo una hermana llamada Dorís que nació en 1911 y murió en 2001.

Jerome muy pronto comenzó a escribir textos que publicó en la revista New Yorker y que ya presagiaban sus habilidades con la palabra. En su adolescencia y ante la negativa de su padre de que hiciera teatro, se inscribió en la Academia Militar. Estuvo brevemente en Austria pero regresó a los Estados Unidos para estudiar en las universidades de Pennsilvania y Columbia. El teatro seguía siendo su principal pasión y paulatinamente se inicio en la narración breve hasta que dio con el impulso para escribir la que será su obra magna: El guardián entre el centeno que fue publicada en 1951 y que pronto se transformó en una novela de culto.

Su paso por la vida militar y su posterior pasión por el Budismo Zen, la admiración recíproca entre él y Hemingway, su desencanto de la adaptación cinematográfica de sus obras literarias marcaron mucho de su labor literaria y, sobre todo, su relación con los medios. Cuando llegó el éxito de su primera novela, comenzó un mito que no se detiene con la muerte de su autor. Salinger paulatinamente comenzó a alejarse más y más de los medios públicos hasta el punto de que, con el transcurrir del tiempo, no se supo si realmente existía.

En algún momento llegó a decir que estaba en el mundo pero no era parte de él. Su hija Margaret publicó en el año 2001 una biografía de su padre: El guardián de los sueños y en ella presenta a un hombre casi despiadado, más ocupado de si mismo que de los demás. En cuanto a su obra se completa con los libros Nueve cuentos (1953), Franny y Zooey (1961) y Levantad, carpinteros, la viga maestra y Seymour: una introducción (1963).

Salinger ha muerto pero ello creo que no cambia en mucho su lugar en la literatura ni la manera en la que su obra es manejada por el mercado. Cerca de 650 millones de ejemplares vendidos de una novela que se ha encontrado con frecuencia entre las favoritas de asesinos y convictos, pero que significa para cada adolescente que la lee un descubrimiento o un reencuentro con su propia imagen, con su propia alma. Larga vida al guardián.

Vía | RTVE (Gracias a MASP por el dato!) Más información | New Yorker

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio