Compartir
Publicidad

'Chocky' de John Wyndham

'Chocky' de John Wyndham
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os voy a hablar de una historia de amor. Y es que lo que me ha pasado a mí con Chocky del escritor británico John Wyndham, no se puede definir de una forma más exacta. Fue verlo e inmediatamente sentí la necesidad de leerlo. Como en estos casos no suelo pensármelo mucho y no pongo muchos problemas, pues eso es lo que hice, leerlo y descubrir que estaba ante un libro fantástico. En esta ocasión mi amor sí estaba justificado…

Este libro ha hecho que me sienta como cuando era pequeñín y leía mis primeras novelas de ciencia ficción, con ese asombro inocente y absoluto que me produjeron en su día obras como Un mundo feliz de Aldous Huxley o Clones de Michael Marshall Smith. No obstante, Chocky fue escrito en el año 1968 y destila por cada una de sus páginas el mejor sabor clásico de este género, haciéndonos disfrutar en todo momento.

‘Chocky’ nos narra la vida del pequeño Matthew Gore, un niño (adoptado) de once años que empieza a tener un comportamiento un poco particular. Así, la historia comienza cuando su padre le escucha hablar aparentemente solo, no hay nadie con él y todo parece indicar que esta manteniendo un diálogo de lo más profundo, aunque no se escuche qué opina o dice la otra parte. Será así como los padres lleguen a la conclusión de que se trata de un amigo imaginario de Matthew, cosa para lo que está ya un poco mayorcito. Su hermana pequeña tuvo uno, Piff, y todavía recuerdan lo que costó que se fuera.

Pero poco a poco irán sucediéndose una serie de hechos que hacen que la teoría del amigo invisible no esté tan clara, Matthew empieza a utilizar extraños métodos en sus clases de física y matemáticas e incluso empieza a realizar las operaciones mediante el código binario. Será entonces, una noche en la que el chico se encuentra enfermo cuando les hable a sus padres por primera vez de Chocky, diciéndoles que no le deja dormir.

A partir de aquí John Wyndham nos va llevando a través de la novela de una forma magistral, sin dejar que durante un segundo dejemos de interesarnos por la historia y preocupándonos realmente por la situación. Por supuesto, me reservo varios episodios muy sorprendentes e inquietantes (por ejemplo, el de la natación y sus consecuencias), que son de lo mejor de esta historia, pero que llevarán a que los padres difieran en el punto de vista sobre Chocky. Mientras la madre sigue pensando (o queriendo pensar…) que Chocky es producto de la imaginación de Matthew, el padre se decanta por que un ser externo se ha introducido en la mente del chico, una especie de posesión, palabra que enferma a la madre con sólo escucharla.

Hay muchas partes alabables en ‘Chocky’ pero sin duda lo más llamativo es que Wyndham no descuida ningún aspecto, de manera que la historia es buena y está muy bien llevada, con un final efectivo, sin dejar lugar para nuestra imaginación pero convincente. Pero es que por otra parte, nos narra de una manera brillante el sufrimiento de toda la familia: los padres absolutamente desesperados sin saber qué hacer y a quién recurrir, la hermana pequeña que siente celos del ser que le ha quitado el protagonismo en la familia y, por encima de todo, nuestro protagonista Matthew, que se siente muchas veces rechazado y del que se ríen en la escuela, teniendo su momento cumbre cuando le pregunta a su padre si él cree que está loco, porque un amigo le ha dicho que los que hablan solos, están locos.

John Wyndham

Nunca me había acercado a las historias de John Wyndham (ahora no entiendo cómo es posible…), nacido en 1903, pasó la primera parte de su trayectoria escribiendo relatos de ciencia ficción para revistas juveniles. Después de la Segunda Guerra Mundial empezará a escribir una serie de novelas donde se puede ver el trauma que la guerra causó en la clase media. Así, escribirá obras como Las crisálidas o El día de los trífidos (ya las estoy buscando…).

Teniendo en cuenta la fiebre ‘Chocky’ que se ha desatado en mí, me he encontrado con la noticia de que Spielberg ha comprado los derechos para convertirla en película y gracias a la información de mi amigo Andrés, estoy disfrutando de una serie que hicieron allá por el año 1984, eso sí, sólo la he encontrado en inglés (me llamo Fausto y estudié en Opening…), pero al menos ya sé de qué va la historia… jejeje.

Volviendo al libro, sólo me queda decir que ha sido una muy grata experiencia reencontrarme con un buen puñado de antiguas sensaciones que casi había olvidado, y decir que he encontrado en ‘Chocky’ ese tipo de libros que te recuerdan por qué te gusta tanto la literatura, sencillamente para poder disfrutar de historias como ésta. Absolutamente recomendada para todo aquél que quiera disfrutar de una novela de ciencia ficción ‘de las de antes’. ¡Qué bien me lo he pasado!

- Fue el coche.

Parpadeé asombrado.

– ¿El coche? ¡No me digas! Pero si está perfectamente. ¿Es que le han hecho algo?

– Bueno, no exactamente el coche – corrigió – Lo que pasa es que es un coche bonito. Creo que estupendo. Bueno, pensé que Chocky estaría interesada en verlo, así que empecé a enseñárselo y a decirle cómo funcionaba y todo eso.

Otra vez apareció la zozobra en sus ojos. Creí que tendríamos otra vez lágrimas.

– Pero a Chocky no le interesaba, ¿no es eso?

Noté como se le formaba un nudo en la garganta, pero puedo controlarse y siguió hablando.

– Dijo que era ridículo, feo y basto. ¡Ella…! ¡Ella se rió de él!

Al recordar la barbaridad, su indignación creció de nuevo y casi le abatió. Se esforzó en recobrar la calma.

Empezaba yo a estar ya seriamente preocupado. Era alarmante que la hipotética Chocky pudiera provocar ese estado casi histérico de rabia e impotencia. Sentí en esos momentos no estar documentado en la naturaleza y las manifestaciones de la esquizofrenia.

Minotauro
Colección: Clásicos Minotauro
189 páginas
ISBN: 978-84-450-7767-2
17,95 euros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio