Compartir
Publicidad

Distopías de fin de siglo (III): 'La zona envenenada', el exterminio de la raza humana visto por Conan Doyle

Distopías de fin de siglo (III): 'La zona envenenada', el exterminio de la raza humana visto por Conan Doyle
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Arthur Conan Doyle no es sólo el autor del inmortal Sherlock Holmes, sino que también escribió diversas novelas históricas y de aventuras, las más conocidas de las cuales son 'El mundo perdido' (1912) o 'El país de la bruma' (1929).

En 1913, Conan Doyle retoma las aventuras de los cuatro protagonistas de 'El mundo perdido' en 'La zona envenenada'. En esta novela corta, los personajes se reúnen para celebrar el aniversario de su asombrosa aventura, sin sospechar siquiera lo que uno de ellos, el doctor Challenger, acaba de descubrir: en su cósmico peregrinaje, la Tierra ha entrado en una zona del espacio envenenada por un éter tóxico y es cuestión de horas que toda la vida humana y animal del planeta desaparezca. Los síntomas de este envenenamiento se muestran en una locura colectiva previa a la muerte.

Por suerte, el doctor Challenger ha sido previsor y tiene un plan, sino para sobrevivir, sí al menos para alargar un poco más la vida de sus amigos. Para ello habilita una habitación cerrada herméticamente e hiperoxigenada, lo que les permitirá a él y a sus compañeros ser testimonios del fin de la vida sobre el planeta. Convertidos en la retaguardia de la Humanidad, esperan lentamente la muerte mientras desde su ventana ven sucumbir a vecinos y paseantes. Esa circunstancia desquiciante, la braveza y la cobardía con la que los diferentes personajes encaran la muerte, la eterna espera de la muerte mientras se van consumiendo lentamente las bombonas de oxígeno, y las frecuentes discusiones metafísicas entre Summerlee, materialista convencido, y Challenger, defensor de la teoría del alma inmortal, acaban por precipitar el encierro de los personajes, cuyo final no desvelaré aquí por si alguno de vosotros quiere leer la novela.

Dejando de lado las imprecisiones científicas de la novela, que tomaba por base la creencia de la época que decía que el espacio estaba cubierta por esa sustancia llamada éter, es cierto que la novela quizá no tiene la garra de otras narraciones, como 'La guerra de los mundos' de H.G. Wells (de la que también nos ocuparemos), publicada quince años antes. La novela es algo irregular y lo que destacan principalmente son sus personajes, sobre todo el fuerte carácter de Challenger, hombre grande y fornido, que desprecia a las personas débiles y con una personalidad a veces cínica y a veces tiránica. Pero lo que sin duda a mí me impactó más de la novela es la sensación que deja al lector de desasosiego, de cómo los personajes están abocados a una muerte que no pueden rehuir sino solamente retrasar. Esa sensación de fin inminente está muy presente y tienen en tensión al lector hasta el final. Un final que, sin querer entrar en detalles, deja algo que desear respecto al resto de la narración.

'The Poison Belt' ha sido traducida al español indistintamente como 'La zona envenenada' o 'La zona ponzoñosa'. Hay pocas ediciones de la novela; una de ellas es la de Anaya de 1994 en la colección Tus Libros-Ciencia ficción, actualmente bastante descatalogada. Hay una edición más reciente de Valdemar, junto a otras aventuras del profesor Challenger, los datos de la cual os dejo aquí.

‘Aventuras del profesor Challenger’ ISBN: 84-7702-559-2 Traducción de Amando Lázaro Ros Ediciones Valdemar, 2006. Cartoné, 576 páginas. 24 €.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio