Compartir
Publicidad
'La Ciudad y la Ciudad', de China Miéville
Fantástico / Ci-fi

'La Ciudad y la Ciudad', de China Miéville

Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas me dio por probar el mes gratuito de suscripción al Kindle Unlimited y entre los títulos que me descargué para leer se encontró 'La ciudad y la ciudad', la obra con la que China Miéville ganó el Premio Hugo en 2010. Novela que tenía bastantes ganas y que ahora me lamento de no haberla leído hasta ahora.

China Miéville dice que con 'La Ciudad y La Ciudad' quería rendir homenaje a su madre, voraz lectora de obras de género policiaco y, la verdad, es que es uno de esos libros “de género” ideales para regalar a las madres. Y quien dice madre, que es curioso cómo las hemos encasillado con ciertos gustos, dice gente que no se suela acercar mucho a otro tipo de historias.

Así en esta novela nos encontramos con otro ejemplo de lo que el autor denomina “weird fiction”, en la que combina distintos elementos que no terminan de encajar en otros géneros. En 'La Ciudad y la Ciudad' tenemos la historia del inspector Tyador Borlú, de la Brigada de Crímenes Violentos de la ciudad-estado de Besźel que investiga el asesinato de una estudiante extranjera.

Si ya de por sí resolver un asesinato es complicado, lo es más cuando se va descubriendo que la víctima estaba involucrada con políticos en la ciudad-estado “gemela” de Ul Qoma. Esto obligará a Borlú a viajar "al otro lado" para investigar el caso junto con la policía militar de Ul Qoma, antes de que ponga en peligro el frágil statu de sendas ciudades.

Ambientado en el sudeste de Europa Besźel es una ciudad basada en Europa del Este, democrática pero corrupta; mientras Ul Qoma es más de Medio Oriente, con un régimen y la policía es militar. Dos ciudades cuya complejidad es impresionante: estas ciudades ocupan el mismo espacio geográfico, con algunos barrios completamente en la ciudad correspondiente pero ciertas calles, plazas e incluso edificios pueden estar en ambas ciudades a la vez y no hay nada que las separe más allá del aleccionamiento que obliga a cada ciudadano a desver lo ajeno.

Es decir, un habitante de Ul Qoma no interacciona (ni oye, ni ve) con nada de Beszel y viceversa. En caso de hacerse se produce una brecha, uno de los peores delitos que se pueden cometer y que tiene funestas consecuencias. Estas ciudades, sus características e historia, son personajes más de la novela de Miéville que logra que nos interesemos mucho por la política de estos lugares.

He de reconocer, eso sí, que cuesta enterarte un poco de qué está pasando, pero solo al principio. Luego ya la novela va bastante rodada con sus giros. En 'La Ciudad y La Ciudad' nos encontramos con una apasionante novela en la que China Miéville vuelve a hablarnos de ciudades. El escritor engancha con su trama y, lo más importante, cumple lo que promete, y esto era una gran novela policíaca.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio