Compartir
Publicidad

'La torre prohibida' de Ángel Gutiérrez y David Zurdo

'La torre prohibida' de Ángel Gutiérrez y David Zurdo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya os advertía allá por el mes de febrero (como pasa el tiempo...) que la novela ganadora del IX Premio Minotauro podría ser una de mis siguientes lecturas, ya que a priori me llamó bastante la atención. Estoy hablando de La torre prohibida, que está además escrita a cuatro manos por Ángel Gutiérrez y David Zurdo. Pues bien, ya me he quitado el gusanillo, la he leído y el resultado es tremendamente satisfactorio, porque estos chicos saben como engancharte desde la primera página.

Así nos encontramos pues, para empezar con uno de los puntos fuertes de esta novela, con que aquí los amigos tienen una especial habilidad para dejarte en ascuas sin revelarte más que lo imprescindible, y no se valen de grandes cabriolas ni nada de eso para sorprendernos, sino que simplemente parten de unos hechos que ya de por sí son más que misteriosos. La verdad que es muy bueno el nivel de tensión que consiguen con 'La torre prohibida', pero recordemos de qué va, porque sino me temo que os vais a perder...

Así, en estas páginas se narra la inquietante historia de Jack Winger, un periodista de sucesos que sufre un gravísimo accidente que le causa la pérdida total de la memoria. Lo extraño de todo esto, es que después de despertar, le mandan a una clínica de reposo, donde le recuerdan su antigua profesión y le dicen que no ha recibido ninguna visita durante su estancia en el hospital: ni familia, ni amigos, ni nadie. Además le advierten que en dicha clínica todos padecen amnesia.

Pero detrás de esta extraña clínica se esconde mucho más, ya que todos los pacientes sufren pesadillas recurrentes terribles, algunos de ellos desaparecen en un extraño bosque con el enfermero jefe sin que se les vuelva a ver, y existe una extraña torre a la que no está permitido entrar. Pero nuestro pobre Jack no estará sólo, ya que en su afán por descubrir qué se esconde detrás de todo esto, se topa con otra paciente, la joven Julia, quien también tiene una horrible pesadilla y con la que descubrirá secretos que quizá estarían mejor guardaditos para siempre.

Con todo esto, David y Ángel nos envuelven en una telaraña indescriptible de la que siento deciros que no podréis escapar, porque os vuelvo a repetir que engancha, y mucho. Sin duda, es interesante comentar la estructura de la novela, ya que la misma está dividida en dos caminos que se van intercalando en cada capítulo. Por una parte nos encontramos con el Jack Winger de antes del accidente, con una vida idílica y tranquila, y donde llegaremos a descubrir qué ha pasado realmente y cuál ha sido dicho accidente. Y en el otro nos encontramos al Jack internado en esa extraña clínica de reposo y con todas las incógnitas que antes os he comentado.

Así que como os podéis imaginar todo esto tiene que tener una explicación, y tengo que reconocer que a mí el final me ha sorprendido y gustado bastante, y sinceramente creo que salen muy airosos del importante follón que tenían montado con la dichosa historia. En cuanto a la parte negativa, y por citar algo, sí es cierto que en ocasiones, y ojo, porque puede estar hecho a conciencia perfectamente, lo idílico de su vida familiar cuando nos narra la parte anterior al accidente, puede resultar algo exagerada. Sin embargo, esto no es nada demasiado importante, y os puedo asegurar que 'La torre prohibida' no decae en ningún momento y nos mantiene muy entretenidos y con ganas de más constantemente.

También, y para ir acabando, quería compartir con vosotros los pensamientos que me han asaltado durante su lectura sobre cómo se repartirán el trabajo Ángel y David para escribir conjuntamente. De entrada ya os advertí en su día que llevan más de veinte libros escritos juntos, por lo que no creo que tengan problemas a estas alturas. En este caso, acabé llegando a la conclusión de que cada uno de ellos se encargaba de una de las dos partes claramente diferenciadas del libro que se van intercalando. Pero vete a saber tú, porque esto no son más que suposiciones mías.

En fin, que el Premio Minotauro sigue siendo uno de los pocos a los que normalmente doy crédito, y en este caso, ya puedo dar por sentado que 616. Todo es infierno, que es otro de los títulos de David Zurdo y Ángel Gutiérrez, y que ya se encuentra en mi estantería, no tardará mucho en salirse de ella para darme un buen puñado de horas de entretenimiento y misterio, porque desde luego en 'La torre prohibida' eso es lo que han conseguido. Y por si todo esto fuera poco, además David es un apasionado de las motos y seguidor del grupo musical Warcry (uno de mis favoritos), así que... ¿qué más se puede pedir?

Asumió que era soltero, porque de lo contrario habrían aparecido su mujer y quizá también algún hijo. No tenía por qué estar casado, pero era inaudito que ningún amigo le hubiera visitado. Todo el mundo tiene algún amigo. ¿Por qué él no? Siempre que planteó esa cuestión en el hospital le contestaron con evasivas. Lo había notado y le perturbaba. ¿Qué era lo que no querían contarle? ¿Sería él alguna clase de desalmado incapaz de tener un solo amigo? ¿O le mentían por su propio bien, porque no le convenía aún ver a nadie? Al parecer, eso iba a tener que descubrirlo por sí mismo.

Minotauro Colección: Premio Minotauro 344 páginas ISBN: 978-84-450-0013-7 19,50 euros

Más información | Ficha en Minotauro En Papel en Blanco | Y el IX Premio Minotauro es para... David Zurdo y Ángel Gutiérrez por 'La torre prohibida'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio