Compartir
Publicidad

Primer capítulo de 'Las puertas de lo posible', de José María Merino

Compartir

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Siempre es agradable volver oír hablar de José María Merino, saber que sigue ahí al pìe del cañón sin que su prolífica producción dé muestras de flaqueza. Si todos los demás escritores españoles contemporáneos desaparecieran del mapa, bastarían Merino y Luis Mateo Díez, mano a mano como vienen haciendo, para que lo mejor de la tradición literaria española sobreviviera. Son de los escasos escritores que todavía escriben con visos a la eternidad.

En su último trabajo Merino aborda el relato futurista, un salto hacia adelante en su conocido mundo fantástico. El libro Las puertas de lo posible navega a medias entre la fantasía gótica, explícita en el prólogo lovecraftiano que sirve de marco a los relatos, presentados como pruebas experimentales extraídas del futuro por un ingenio de la Universidad de Miskatonic.

En los relatos encontramos ecos de Asimov y Dick en la relación entre concencia humana y cibernética, así como los grandes distópicos desde Huxley a Gibson, pero también una evidente intención satírica de criticar los problemas sociales actuales presentándolos como "idos a peor" en el futuro. En este primer capítulo, por ejemplo, encontraremos el viejo mito del hombre mecanizado para extirparle su naturaleza emocional hasta el punto de que la poesía es considerada barbarie. Pero se advierten guiños como cuando el narrador recuerda los buenos viejos tiempos en los que los pisos medían unos estupendos treinta metros cuadrados.

Leer el prólogo y primer capítulo de Las puertas de lo posible

Vía | ADN.es En Papel en Blanco | José María Merino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio