Compartir
Publicidad

Philip K. Dick, the man in the Library of America

Philip K. Dick, the man in the Library of America
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

A veces se hace justicia. Pero no se ilusionen, no, que por cada cosa digna ya sabemos el precio que hay que pagar. Philip K. Dick está obteniendo mucho más tarde de lo deseable un reconocimiento bastante adecuado si tenemos en cuenta la magnitud de su excelente obra literaria. La Library of America va a publicar la obra de este titán en breve, pero, ¡esperen! ¿Qué diantres significa una edición por parte de este colectivo?

La Library of America se encarga de publicar solo a los escritores más notables del siglo XX o lo que es mejor toma la siempre espinosa decisión de publicar lo más exquisito (y a veces poco reivindicado) de lo mejor de las letras estadounidenses. El encargado del asunto es uno de sus mejores discípulos, el novelista Jonathan Lethem cuya obra sabe continuar en una línea personal parte de la herencia dejada por el genio eternamente perseguido. Esto es un reconocimiento mayor que si le dieran el premio Nobel, al menos en lo que a su tierra natal se refiere: como cuando la misma LoA editó a H.P. Lovecraft, con la edición del autor de Valis lo que hace es corroborar el ya caduco dilema de los géneros menores en la literatura de los últimos tiempos. Las novelas seleccionadas no dejan tampoco lugar a dudas o protestas: El hombre en el castillo, Los tres estigmas de Palmer Eldritch, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? y Ubik son cuatro libros imprescindibles si uno quiere descubrir esos márgenes que tiene la realidad y descodificar un presente demasiado parecido a la obra del ya profético PKD.

Pero la cosa no termina aquí. El pasado día 23 de enero se publicó en los USA la novela inédita del autor que precisamente que al parecer no se enmarca en la ciencia ficción (aunque como todos nosotros sabemos la CF es la excusa pero en fin, ya conocen a los críticos) y se centra en la psique humana (como en el resto de novelas del autor, vaya). Se llama Voices on the street y reclamar una traducción es tan urgente como que se siga reeditando en castellano toda su obra en condiciones, que ya va siendo hora. Ken Tucker afirma que Dick trabaja en una línea que después explorarían autores, en apariencia, tan distintos de él como son Richard Yates y Raymond Carver.

Vía I Philip K. Dick (Sitio Oficial)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio