Compartir
Publicidad

Viñetas para no dormir

Viñetas para no dormir
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El género de terror sigue produciendo obras interesantes dentro de la literatura. Hace poco, hablamos aquí mismo de dos buenos ejemplos, Déjame entrar y El juego de las maldiciones. Esta afirmación también es trasladable al mundo del cómic. En él, además de adaptaciones de relatos clásicos del género, también se crean obras originales que aseguran una lectura entretenida y unos vellos bien erizados.

En este post voy a comentar tres cómics que te acompañarán, si les dejas, durante esas inquietantes noches en las que el viento sopla, colérico, frente a tu ventana.

La guarida del horror, de Richard Corben y Rich Margopoulos

Aunque ya hablamos de esta obra en otra ocasión, vale la pena recordar este volumen que adapta varios relatos y poemas del padrino del terror, Edgar Allan Poe. No se trata de una simple transformación de las palabras en viñetas, ya que las diez historias cortas que componen este volumen toman efectivamente textos de Poe como inspiración, pero dándoles un nuevo enfoque. Por ejemplo, el protagonista de Eulalia, basado en un poema del autor norteamericano, espera la llegada de un paquete con una "mujer" bastante peculiar que pueda poner fin a su dolorosa soledad. Y en La durmiente, los muertos reviven con los dientes afilados para causar estragos entre los vivos.

Entre otros, también podemos encontrar adaptados los textos de Berenice, El lago y el celebérrimo poema El cuervo, pájaro de mal agüero que ocupa la portada del cómic. Algunos de ellos son fieles al texto original, como en el caso de El corazón delator. El libro se completa con los textos íntegros y originales de Poe, lo cual hace aún más atractivo el resultado final.

Las ilustraciones de Corben son una muestra de la maestría de este hombre con el lápiz y con el pincel. Lo más destacable es su excelente uso de los grises y las muecas y expresiones con que enriquece los rostros de sus personajes. Por último, las historias las presenta un narrador de ultratumba, un personaje a medio camino entre lo grotesco y lo humorístico que es una clara herencia del tío Creepy de la revista homónima, en la que Corben también publicó.

La fábrica de pesadillasLa fábrica de pesadillas - Varios autores

Si el anterior volumen adaptaba historias del principal referente literario del género, esta obra se basa en los textos de Thomas Ligotti, autor mucho menos conocido pero capaz de proveer a sus lectores de grandes dosis de terror. El miedo que transmiten sus historias también es muy psicológico, a la manera de Poe, aunque también coquetea con inquietantes mundos oníricos y monstruos arcanos, como hacía Lovecraft.

El volumen se divide en cuatro historias, la mitad guionizadas por Stuart Moore y la otra por Joe Harris. El primero de ellos hace unas adaptaciones más literarias, con abundantes textos de apoyo que, como ocurre en el cine con las voces en off, no son recursos que deban explotarse demasiado en el cómic. De sus dos historias, me quedo con El sueño de un maniquí, ilustrado por Ben Templesmith, dibujante de 30 días de noche.

De las historias adaptadas por Harris, la más interesante es El manicomio del Dr. Locrian, que narra la demolición de una vieja institución mental y lo fina que es la línea que separa la lucidez de la locura. El dibujo de Ted McKeever recrea la historia con trazos dinámicos y un inquietante uso del color. Como dice el propio Ligotti en la introducción a este relato:

Una mente rota es con frecuencia la vía hacia un mundo insospechado por aquellos de una inocente normalidad.

Inés enseña los dientesEl baile del vampiro, de Sergio Bleda En 1997, la ya extinta línea Laberinto de Planeta DeAgostini (dedicada a cómics producidos por autores españoles) publicó una serie limitada de cuatro números llamada El baile del vampiro. Su autor, un Sergio Bleda que apenas superaba la veintena, ofreció una historia fiel al espíritu del género de vampiros contada con frecura y con unos dibujos de gran calidad, sobre todo por el dinamismo de los personajes y el uso de los grises.

Una década después, la editorial Aleta publicó una edición especial conmemorando ese décimo aniversario en el que se incluían los cuatro números originales, el especial Inés 1994 (en donde se cuenta el origen vampírico de la protagonista) y una historia corta, también de vampiros, que homenajea al creador de Los Pitufos. En ella Bleda demuestra que no sólo sabe manejarse con el blanco y negro. Tres páginas muy originales que cuentan con el guión de Alberto López Aroca, de quien se incluye también un relato en este volumen.

La historia de El baile del vampiro está llena de terror, violencia, persecuciones y referencias a cómics y canciones. Todo ello en el marco de las calles de Barcelona, retratadas con fidelidad en las viñetas, así como los diversos personajes y tribus urbanas que las transitan. Una obra recomendable que demuestra que en nuestro país se pueden producir muy buenos cómics, siempre que se le dé una oportunidad a sus creadores.

Más información | Thomas Ligotti Más información | Sergio Bleda En Papel en Blanco | Edgar Allan Poe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio