Compartir
Publicidad

Los Rollos del Mar Muerto y su digitalización

Los Rollos del Mar Muerto y su digitalización
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace 60 años, en 1947 dos pastores beduinos, Jum'a y su primo Mohammed ed-Dhib, encontraron en una gruta de Qumrám a orillas del Mar Muerto, una serie de siete rollos contentivos de textos en hebreo, arameo y griego. Inocentes del valor de lo que habían descubierto, los jóvenes vendieron aquellos papiros a dos anticuarios en la ciudad de Belén y de allí comenzó un periplo que los hizo pasar por las manos de anticuarios, arzobispos y arqueólogos para finalmente ser recuperados y resguardados en la Universidad Hebrea.

Pero esos eran sólo los 7 rollos de lo que después se conocería como la primera cueva. Gracias a las excavaciones se descubrió que en la zona existían 10 cuevas más en las que también se descubrieron, no sólo nuevos manuscritos, sino también restos arqueológicos importantísimos que demostraron que en esa zona vivió una secta separada de los esenios.

Los Rollos o Manuscritos del Mar Muerto son probablemente los textos más polémicos que existen ya que brindan fuentes invaluables sobre el orígen del cristianismo. Contienen pasajes del Antiguo Testamento pero también otros salmos y, sobre todo, textos normativos sobre el comportamiento que debían seguir los creyentes. Se cree que los rollos fueron guardados en la cuevas cuando los esenios huyeron de los romanos hacia el año 64 d.C. Algunos manuscrituros, sin embargo, datan de 300 años antes.

Una de las cosas más difíciles ha sido poder acceder a los textos sin dañarlos. Algunos fueron cortados para poder abrirlos, sin hablar de los que se han deteriorado con el tiempo, pero ahora con las técnicas con las que se cuenta en la actualidad hay otras manera de acceder a ellos: la digitalización. A ella se abocarán los expertos de la Universidad de Cardiff, en Gales, quienes a través de una técnica basada en rayos X podrán identificar todos los textos contentivos de los pergaminos mostrándolos a la luz pública y permitiendo conocer y estudiar una etapa fundamental de la historia universal.

Se trata, probablemente, de uno de los eventos editoriales más importantes de los últimos tiempos, que pone a prueba los alcances de la tecnología para la digitalización porque, de hecho, cuando pensamos en digitalizar un libro, por lo general pensamos en un scanner plano tradicional. Pero como ya nos lo mostró Eva, hay equipos que permiten el escaneo de libros de manera muy novedosa. En este caso es una técnica mucho más especializada de la cual esperamos ver resultados pronto.

Vía | El Bibliómano Más información | El Protestante Digital

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio