Compartir
Publicidad

'Genealogía de una bruja': deliciosa edición para niños curiosos

'Genealogía de una bruja': deliciosa edición para niños curiosos
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad


No son muchas las ocasiones en que comentamos un libro infantil en Papel en Blanco, pero a decir verdad la literatura para niños es uno de los sectores más fuertes y estables del ramo editorial. Se publica mucho y basta con una visita a una librería para observar la variedad de formatos existentes; hoy día se realizan auténticas virguerías en el diseño de libros y aunque no siempre van acompañados de calidad en texto e ilustraciones (seamos sinceros: como en cualquier otro género, la literatura infantil también alberga alguna que otra “atrocidad”), de vez en cuando encontramos delicias que nos dan ganas de regresar a la infancia. Genealogía de una bruja es una de ellas.

Ante todo, debo confesar que sigo el rastro de estos libros desde hace más de un año, aproximadamente cuando se publicó la versión original en francés (Éditions du Seuil), por lo que mi alegría fue mayúscula cuando supe que Edelvives se encargaría de la edición en castellano. Llega a las librerías este mes de octubre en un precioso estuche de coleccionista que contiene los dos libros: La pequeña bruja y Brujas y Hechizos. Se trata, pues, de un proyecto doble ilustrado por Benjamin Lacombe y escrito en colaboración con Sébastien Perez.

Si bien ambos libros comparten una historia (de hecho, uno está contenido en el otro), son muy diferentes, tanto en el diseño como en el contenido. En ‘La pequeña bruja’ conocemos a Lisbeth, una niña diferente a las demás que, gracias a un antiguo libro que encuentra en el desván de la abuela, descubre que ella misma pertenece a una larga genealogía de brujas. Con ilustraciones a página completa y una cuidada tipografía (elegante pero clara) La pequeña bruja es el álbum infantil tradicional, en lo que respecta al texto y la maquetación del libro.

Por el contrario, Brujas y Hechizos es, en realidad, un grimorio y ha sido diseñado como tal. Encuadernado en tela y con sobreimpresiones en dorado, antes de abrirlo ya nos sentimos ante un “libro antiguo”. En efecto, se trata del mismo grimorio (libro de conocimientos mágicos) que Lisbeth encuentra en el desván. No estamos ante un cuento a la vieja usanza, sino ante una obra de tipo más enciclopédico, aunque la mayor parte de lo narrado en él sea ficción. Pero es aquí donde reside uno de sus mayores atractivos que, además, está fuertemente ligado al factor estético.

‘Brujas y Hechizos’ contiene la historia de trece mujeres sospechosas de brujería que, salvo en el caso de Lisbeth y de su abuela, provienen de la historia o de la mitología: Lilith, Isis, Medusa, Yama Uba, Gretchen (la bruja de Hansel y Gretel), Juana de Arco, Mona Lisa, Malvina (la bruja de Blancanieves), Leonora Dori, Mary y Anny (dos piratas) y Mambo (Marie Laveau). Lo interesante es que los autores han partido de una base real (aunque sea mitológica) y la han literaturizado y adaptado para niños. La adaptación ha sido total, pues trasciende lo narrado en el texto y se extiende a todas y cada una de las ilustraciones. ‘Brujas y Hechizos’ nos ofrece el retrato de cada mujer (con el mismo estilo de las ilustraciones del álbum), al que acompañan imágenes que dan veracidad a lo narrado: reproducción de afiches y billetes de la época, cuadros, esculturas, manuscritos y distintos objetos utilizados por las brujas.

En el blog de Benjamin Lacombe podemos observar el proceso que siguió para crear dichas ilustraciones, partiendo de imágenes originales que adaptó a su estilo particular. Tenemos, por ejemplo, el cuadro de ‘La Gioconda’ y el de ‘La dama del armiño’ de da Vinci, un antiguo bajorrelieve griego con la representación de las tres Gorgonas o un pequeño muñeco vudú que ilustra la vida de Madame Laveau.

Junto a la genealogía de brujas, el volumen incluye seis recetas mágicas y un vocabulario esencial.

La única pega que le encuentro al pack, si puede considerarse como tal, es que el texto de ‘La pequeña bruja’ es mucho más infantil que el de ‘Brujas y hechizos’, por lo que hay un ligero desequilibrio entre las edades a las que se dirigen. El álbum tiene un vocabulario más sencillo (ajustado a la historia que cuenta), mientras que el grimorio posee un carácter enciclopédico tanto en el lenguaje como en lo que narra, con detalles truculentos de por medio (todos ellos datos históricos o que figuran en la literatura clásica para jóvenes). En realidad, los autores señalan que han realizado un “texto accesible para niños”, más que un texto puramente infantil.

En definitiva, un trabajo minucioso que Edelvives ha sabido reproducir hasta en el último detalle (de hecho, el propio Lacombe confiesa estar muy satisfecho con la edición española). De momento se pondrá a la venta en la caja coleccionista, aunque desconozco si más adelante los libros se venderán por separado.

Altamente recomendable para niños curiosos y adultos que todavía disfrutan como ellos.

Editorial Edelvives
ISBN: 9788426372475


Más información | Ficha en Edelvives

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio