Compartir
Publicidad

Lectura comparada: 'La brújula dorada' vs 'Ritos iguales'

Lectura comparada: 'La brújula dorada' vs 'Ritos iguales'
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿No os ha ocurrido alguna vez estar leyendo un libro y deciros esto lo he leído ya, pero de otra manera? A mi me ha ocurrido estas navidades poniéndome al día con lecturas atrasadas. Leyendo La brújula dorada de Philip Pullman me vino a la mente Ritos iguales de Terry Pratchett, con la que comparte una serie de temas que dan pie a una comparativa. Desglosaremos a continuación los elementos para ponderar cómo operan dos autores distintos con el mismo material.

1)- Argumento:

Ritos iguales (RI): Esk, una niña independiente, cabezota y marisabidilla hereda misteriosamente un cayado de mago, pese a que las mujeres no pueden ser ordenadas en la magia. Comenzará para ella una aventura en la que deberá aprender a usar su poder y ser aceptada entre los magos de pleno derecho.

La brújula dorada (BD): Lyra, una niña independiente, cabezota y bruta como un jabato hereda misteriosamente un ‘alietrómetro’, un artefacto que detecta verdades. Comenzará para ella una aventura en la que deberá aprender a usar su poder y enfrentarse a una conspiración teológica que secuestra a niños y a sus seres queridos.

Ponderación: No hace falta haber leído a Propp para saber que en ambos casos es el esquema narrativo más antiguo del mundo. Ni siquiera el tema de ‘mujer obligada a asumir rol de hombres’, con resultado sorprendentemente positivo, es infrecuente en la mitología o los cuentos folclóricos. El interés de ambas novelas no está desde luego a este nivel.

2)- Personajes:

· Figura paterna:

RI: Gordo Herrero, cuyo nombre da toda la información requerida sobre él. Aparece brevemente al comienzo de la novela para hacerse manipular por la bruja Yaya Ceravieja, que es quien toma las decisiones sobre la niña, y no se vuelve a saber de él.

BD: Lord Asriel, tío de Lyra, aristócrata, aventurero, y potencial maltratador infantil. Aparece brevemente al comienzo de la novela para plantear las bases de la intriga y desencadenar la misión de rescate que tiene que llevar a cabo Lyra. Reaparece al final para cuestionar si rescatarle ha sido tan buena idea después de todo.

· Figura materna:

RI: De la madre de Esk no sabemos ni el nombre. La función es cumplida por Yaya Ceravieja, una recia bruja de pueblo con ideas inamovibles sobre el mundo y la posición de la mujer en él. Aunque es la primera que se opone a que Esk se haga mago, termina por acceder a acompañarla para que aprenda a controlar su poder.

BD: La señora Coulter, una elegante, culta y refinada dama que adopta temporalmente a Lyra como su ayudante. Resulta que Coulter usa sus armas de seducción para encabezar la red de secuestro a niños y los siniestros experimentos que se realizan con ellos. Cuando la protagonista lo descubre debe huir de ella, con lo que Coulter se convierte en su gran adversaria.

Ponderación: Ninguno de los personajes pasa de ser un arquetipo marcado por algunos rasgos esenciales, excepto por una excepción: Yaya Ceravieja, que tiene una personalidad auténtica y redonda enormemente disfrutable y se permite hasta el lujo de evolucionar. Señalemos la curiosa predisposición de ambos autores a mostrar a los padres como obstáculos a salvar en el mejor de los casos, cuando no auténticos enemigos.

· (Adyuvantes) Gitanos:

RI: Esk escapa de unos secuestradores de niños escondiéndose en una barcaza de ‘zoones’, nómadas acuáticos ‘que visten como gitanos’. Los zoones son incapaces de mentir por lo que el puesto de honor lo ocupa el ‘mentiroso’ profesional de la tribu, que es quien lleva los negocios.

BD: Lyra escapa de unos secuestradores de niños escondiéndose en una barcaza de ‘giptanos’, mezcla de ‘gipsy’, ‘egyptians’ y ‘gitanos’. Los gitanos se encargan de su protección y la ayudan en su misión de rescate. Tienen reyes, reinas y videntes.

Ponderación: Nada más fácil que meter a gitanos en una historia de fantasía. Se lleva haciendo desde el Romanticismo, y siempre se juega con los mismos tópicos de honor, misterio y marginalidad. Sólo en La brújula dorada, sin embargo, tienen un auténtico desarrollo y una incidencia real en la trama.

· (Adyuvantes) Brujas:

RI: Las brujas habitan en pueblos y pequeñas ciudades llevando a cabo todas las pequeñas tareas mágicas esenciales a la comunidad, tales como preparar ungüentos, asistir en partos o predecir el futuro. Están en contacto con la naturaleza y vuelan en escobas. Operan por ‘cabezología’, es decir, haciendo creer a la gente que todo lo que hacen es más misterioso de lo que en realidad es. Son feas, viejas y con verrugas, o al menos se esfuerzan en serlo (requisitos de la cabezología).

BD: Las brujas habitan en la tundra helada dedicadas a labores que superan la comprensión humana. Están en contacto con la naturaleza y vuelan en ramas de pino, desde las que atacan con arcos y flechas. Tienen una longevidad de cientos de años y son sobrenaturalmente bellas.

Ponderación: ¿Brujas a la antigua usanza y orgullosas de serlo o glamour gótico? Nos quedamos con las primeras, aunque sólo sea por su peculiar conocimiento de la psique humana y lo bien que nos lo hacen pasar.

· Adversarios:

RI: La casta patriarcal de los magos, endógamos empecinados y académicos snobs que perciben a la mujer como complemento doméstico. Además, las criaturas de la dimensión Mazmorra, seres informes que intentan pasar al nuestro y se ven atraídos por la magia como insectos a la luz.

BD: La casta patriarcal del Magisterio, una organización religiosa y tentacular que intentar abortar los descubrimientos sobre universos paralelos mientras experimenta para mutilar moralmente a los seres humanos.

Ponderación: La trama que envuelve al Magisterio y a la distópica Iglesia católica del universo de La brújula dorada es tan enrevesada y conspiratoria que riéte tú del Código da Vinci. Nos quedamos una vez más con el Mundodisco aunque sólo sea por el memorable retrato de caractéres que nos deja el paso por la Universidad Invisible.

· Interés romántico:

RI: Simón, un joven mago de pobres habilidades sociales, tartamudo y alérgico, que sin embargo es un prodigio en el conocimiento y uso de la magia.

BD: Iorek, príncipe de los osos acorazados. Un oso polar con el don de la inteligencia y el habla, maestro de la metalurgia y las artes del combate.

Ponderación: Por extraño que suene oir a una niña llamar ‘cariño mío’ a un oso y verla atesorar sus gotas de sangre como prenda de amor, La brújula dorada domina esta categoría. Al fin y al cabo es lo que casa con la indómita Lyra. El personaje de Simón aparece como el contrapunto racional y lógico a la emotiva Esk, pero su relación apenas pasa de ser un esbozo, y la química es nula.

3) Temas:

· Fantasía:

RI: El Mundodisco, plano y llevado por el espacio por cuatro elefantes montados en una tortuga gigante; la concepción de la magia de Terry Pratchett, una mezcla de física nuclear y toneladas de absurdo; la dimensión Mazmorra.

BD: En este universo todos los humanos tienen un daimon, una exteriorización metafísica de ellos mismos que toma forma de animales; Poderosos osos guerreros.

Ponderación: El tema de los daimons es original al principio, pero implica que cada vez que aparece un nuevo personaje hay que explicar qué es su daimon y qué hace en ese preciso momento, lo que acaba siendo pesado. En cuánto a la dimensión Mazmorra, pertenece a la época en la que Pratchett homenaje-parodiaba a Lovecraft. No es su mejor ocurrencia.

· Violencia:

RI: Prácticamente nula.

BD: Un brutal combate entre osos acorazados con ricas descripciones de desgarros, roturas, hemorragias y destripamientos.

Ponderación: Ritos iguales podría ser una novela infantil. La brújula dorada sólo podría pasar por novela infantil en Inglaterra, dónde no existe clasificación de literatura por edades.

· Sexo:

RI: Pudorosos chistes de doble sentido sobre los problemas que tratan las brujas. “El soplador de vidrio no debe trabajar mucho. Oí a su mujer llamarle Viejo-una-vez-al-mes”.

BD: Una dramática historía de infidelidad detrás de la gestación de Lyra, haciendo elipsis de cualquier eroticidad mientras se sugiere que los adultos llevan una vida íntima de lo más ajetreada.

Ponderación: Inofensivo en ambos casos.

· Humor:

RI: Exceptuando algunos casos forzados, el humor y el ingenio chispean naturalmente en cada párrafo. El propio título es un juego de palabras (Ritos iguales = Equal rites = Equal rights = Derechos iguales).

BD: Unos niños se beben unas botellas de vino a escondidas y se emborrachan. “¿Y a los adultos les gusta esto?” se pregunta uno. Ese es el único momento moderadamente divertido de la novela.

Ponderación: Estamos en la primera etapa de Pratchett en la que se sentía obligado a hacer un chiste de casi todo, lo que no siempre funciona. Pero aún así el humor es la especialidad de la casa. La brújula dorada no tenía porque ser un libro de risa, pero tampoco ser tan grave y lúgubre. Se podía haber permitido algún guiño para rebajar la tensión.

4) Moraleja.

RI: Un mensaje contra la intolerancia. Que algo no se haya hecho nunca no significa que no se pueda hacer, antes hay que saber si la prohibición se sostiene. Hombres y mujeres somos diversos pero equivalentes. Las chicas pueden ser magos.

BD: Un mensaje contra la intolerancia. Hay que rebelarse contra las estructuras de pensamiento único. La Iglesia secuestra a niños para castrarlos (sic)moralmente y adultera el verdadero significado de la Biblia.

Ponderación: Vaya, pues resulta que La brújula dorada sí era El Código da Vinci para niños. En ambos casos tenemos una moraleja bienintencionada con un puntito de ingenuidad. Pero hay una diferencia enorme entre el hábil uso de la sátira de Pratchett para ridiculizar a los intolerantes y lo que hace Pullman, que es asustar con el coco. Lo que en el caso del ateo Pullman es, paradójicamente, usar las armas del enemigo. Más aún teniendo en cuenta que, muy probablemente, no pensaba estar escribiendo para niños.

Conclusión

Hay una importante diferencia de formato entre Ritos iguales y La brújula dorada. El primero es un libro de risa mientras que la segunda es una novela clásica. Ritos iguales procede a un ritmo vertiginoso, saltando de un segmento a otro sin interrupción, pero sus limitaciones se hacen notar sobre todo al llegar al final, en dónde todo termina abruptamente. Se hubiera agradecido algo más de extensión para cerrar la obra. Parece que el autor hubiera perdido el interés y estuviera impaciente por pasar a otra cosa.

La brújula dorada tiene una estructura más sólida y profundiza más a menudo en sus temas. Pero desde luego no tiene la perspicacia y la inteligencia de Pratchett. Y pese a que introduce algunas novedades en el género fantástico, procede con un morosidad exacerbada. Se hace lento, poco ágil. La parte dedicada a los osos acorazados es la mejor conseguida y en dónde Pullman hace gala de astucia, con un rey oso que intenta pasar por humano. Pero tarda en llegar y, peor aún, lo que descubrimos es que también nos quedamos sin conclusión, con un final abierto para poder continuar la serie.

La brújula dorada se ha vendido como libro infantil, pero yo no creo que lo sea. Si lo es, Pullman tiene una mano desafortunada: puede bombardear todo lo que quiera con su evangelio anticlerical (un anti-Narnia), pero lo más probable es que los niños no le hagan ningún caso, como suele pasar con las cosas que se intentan enseñar a través de los libros. En cambio Ritos iguales pasa por literatura adulta quizás porque trata temas serios como la igualdad entre hombre y mujer. Pero yo me atrevería a ponerlo entre las manos de un onceañero prometedor. Aunque sólo entendiera un chiste de cada diez, iba a quedar encantado. Y con suerte me saldría listo, capaz de librar sus propias batallas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio