Compartir
Publicidad

'Los días perdidos', la primera novela de Emily the Strange

'Los días perdidos', la primera novela de Emily the Strange
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La primera novela protagonizada por Emily the Strange me ha sorprendido gratamente con una lectura amena gracias a sus personajes y a lo misterioso de la trama que despierta la curiosidad del lector. Ello, unido a una cuidada edición con bonitas ilustraciones que siguen la imagen de marca de la chica, hacen de 'Los días perdidos' de Emily the Strange una novela juvenil altamente recomendable.

Destaca en primer lugar la solidez del personaje, algo no muy frecuente en las novelas juveniles contemporáneas, y a priori difícil de conseguir si partimos de que está basado en un icono, una imagen que surgió como una pegatina para promover la compañía de sus creadores.

El misterio contenido del argumento, que te lleva con interés a seguir las andanzas del personaje página tras páginas, comienza con un intrigante despertar de Emily en un lugar desconocido y falta de memoria. La obra está narrada en primera persona a modo de diario, pues será el cuaderno y el bolígrafo que acompañan a Emily en este primer despertar los que la sigan a lo largo de cada capítulo para plasmar sus descubrimientos y sus preguntas.

Éstas son las preguntas que Emily se hace cuando despierta al principio de la novela, el punto de partida y lo que la moverá a ir consiguiendo pistas:

* Cómo me llamo * Cómo se llama todo el mundo * Dónde estoy * Cómo he llegado hasta aquí * Dónde vivo * Cuántos años tengo (¿soy sólo una niña o soy sólo bajita?) * Qué he hecho desde que nací * Si soy una persona-gato o una persona-perro * Si de verdad creo que las personas son personas-gato o personas-perro * Qué habré escrito en las once páginas que faltan en la libreta * Por qué me tiene que courrir esto a mí * Cuánto va a durar * Qué hago ahora

En su deseo por conocer, Emily, que se bautiza como "Tijereta" tras este nacimiento en blanco, irá descubriendo algunas respuestas en un extraño pueblo, Blackrock, poblado de curiosos personajes. Al final, nos damos cuenta de que probablemente Emily sea la menos "extraña" de entre los personajes que la rodean, desde una policía obsesionada en multar cualquier acto a un niño que lee el pensamiento.

La intriga que nos recibe al principio de la obra (aquí podéis leer el primer capítulo) se mantiene día tras día, y las curiosas hipótesis de Emily no tienen desperdicio, así como sus descripciones de los personajes y espacios de la obra, las narraciones de sus pesadillas (que le encantan, como buena goth) o la reproducción de los diálogos.

Todo lo vamos conociendo a través de las frases concisas de la narradora, en un lenguaje actual bastante cuidado y que no da la impresión de dirigirse a chavales descerebrados con un vocabulario tan escaso como para llenar una cuartilla (algo también habitual en muchas novelas juveniles contemporánes). Pero también vemos el extraño universo de Emily gracias a los dibujos que va dejándonos y a las fotografías que hace con la Polaroid y va pegando en las hojas del "diario".

Ilustraciones Emily the Strange

Personalmente, el recuerdo del cómic que deja en esta novela una ilustración bastante profusa me parece todo un acierto. No sólo para los que ya conocieran a Emily por su imagen en todos sus productos (ropa, guitarras, carteras...), sino también para quien se acerque a la joven por primera vez, como es mi caso.

Las ilustraciones no salen del blanco, negro y rojo, representando de ese modo el universo tricolor de Emily. Y, cómo no, siguiendo el estilo de dibujos de líneas alargadas y siluetas sencillas que caracterizan la imagen oscura de la chica, sus gatos y los escenarios por los que se mueven. Los ilustradores encargados de los dibujos son los mismos que han dado vida al mundo de Emily the Strange en tantos productos antes de llegar al papel, y también en el cómic que precede a la novela: Rob Reger y Buzz Parker.

Lo de menos es la autoría del texto de la obra, pues seguro que detrás hay un equipo más allá del mismo Rob Reger, el skater que inventó la imagen de la chica y Jessica Grunner, una ex profesora que debe de ser la que le otorga al personaje de Emily la manía de crear listados de 13 elementos (como vemos en su página de autora en la web de Harper Collins).

Emily Strange

Pero, como decía, lo de la autoría es lo de menos, también porque incluso hay sospechas acerca de la originalidad absoluta del personaje de la novela, que parece basado en un personaje de un libro infantil de 1978.

Lo que nos interesa es que en 'Los días perdidos' vamos a conocer la historia muy bien estructurada y correctamente narrada por boca de Emily the Strange, en una lectura amena que nos permite imaginar un universo extraño y reflexionar sobre cuestiones como la formación de la identidad, la personalidad, el individualismo, la creatividad o la amistad de la mano de un personaje alejado del estereotipo que nos podría hacer pensar su origen o su estética.

Nos permite además conocer la personalidad de la joven, el origen del sobrenombre de Emily, de sus cuatro gatos negros, de su vida y de su rareza, algo que gustará a los seguidores de esta figura. Vamos, que aporta una lectura interesante tanto para los que conozcan anteriormente a Emily como a los que no.

Si dudáis de qué regalar a esa o ese adolescente que también tienen algo de extraño, con 'Los días perdidos', la primera novela de Emily the Strange acertaréis.

Ediciones SM 256 páginas PVP: 12'95 euros ISBN: 9788467536126

Sitio Oficial | Emily the Strange Más información | Primer capítulo (pdf.) En Papel en Blanco | ‘Los días perdidos’, la primera novela protagonizada por Emily the Strange, Se presenta 'Bel: amor más allá de la muerte', novela con banda sonora

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio