Compartir
Publicidad

'Manual de recreo', el entretenimiento ideal para el verano

'Manual de recreo', el entretenimiento ideal para el verano
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ah, sí, el verano. Que poco me gusta. El calor, los agobios, todo lleno de gente hasta la bandera, los niños correteando por la casa... Ah, no, espera, que nosotros no tenemos niños. Bueno, pues una cosa menos. Pero seguro que algunos de vosotros sí y en verano surge el problema de qué hacer con los niños todo el día en casa cuando vuestra rutina de trabajo no ha cambiado lo más mínimo. Una buena opción para tenerlos entretenidos son los cuadernos de ejercicios veraniegos, pero ojo, recuerda que si tú los odiabas cuando eras pequeñín, tus hijos no van a ser menos... Thule Ediciones nos trae una alternativa mucho más divertida, pero eso sí, olvídate de las matemáticas exactas. Se trata de Manual de recreo para uso de niños imaginativos y curiosos, y es una monada divertidísima que por desgracia cuesta 16,50 euros.

Como su nombre bien indica, se trata de un cuadernillo con diferentes ejercicios para entretener a los niños de todas las edades. Escribir desenlaces graciosos para chistes tristes, rellenar los huecos para completar un autorretrato, vestir los desnudos de los museos... Toda una amalgama de obras de arte, fotos antiguas, postales, fábulas de La Fontaine e incluso algo de Espronceda. Para pasarse las horas muertas jugando, vamos.

Manual de recreo portada

El creador de semejante derroche imaginativo es el francés Bruno Gibert. Nacido en 1961, tiene a su espalda una larga carrera como ilustrador y escritor de libros infantiles. Precisamente también en Thule tiene editado Mi pequeña fábrica de cuentos, una chorrada que me tiene absolutamente fascinada y de la que os hablaré otro día con más detenimiento.

La verdad es que este tipo de cuadernillos me encantan, y no sólo para los niños. Cuando era pequeña nunca necesité recuperar ninguna asignatura en verano, por lo que para mí el verano era para leer, ir a la piscina, montar en bici o medio matarme con los patines. Para gandulear, al fin y al cabo. Me resulta curioso, que ahora, cuando veo los cuadernillos de verano me entre una morriña extraña. Una cosa está clara: si hubiera tenido este cuadernillo, me lo hubiera pasado genial. De hecho, creo que incluso hoy me lo pasaría genial. Es lo que tiene quedarse anclada en los ocho años...

Más información | Ficha en Thule Ediciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio