Compartir
Publicidad

Doris Lessing contra los blogs

Doris Lessing contra los blogs
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Juliana nos habló hace unas semanas del discurso de aceptación del Premio Nobel de Doris Lessing, resaltando que había recordado a quienes nunca lo ganarán y valorizado por encima de todo el amor hacia la lectura que persiste a pesar de la miseria y las dificultades, al mismo tiempo que criticaba las nuevas tecnologías como internet que desplazan el libro. La blogosfera ha reaccionado sin embargo ante un pasaje del discurso en el que Lessing ataca directamente a los blogs:

We never thought to ask, "How will our lives, our way of thinking, be changed by the internet, which has seduced a whole generation with its inanities so that even quite reasonable people will confess that, once they are hooked, it is hard to cut free, and they may find a whole day has passed in blogging and blugging etc?"

La clave está en las dos últimas palabras. El sentido de la primera es evidente: Lessing se lamenta de que las inanidades de internet hayan seducido incluso a personas razonables, que admiten haberse pasado el día entero blogueando (¿se refiere a leyendo blogs, participando en blogs, comentando en blogs o todo ello?).

La segunda es tan incómoda que incluso The Guardian la ha eliminado de su transcripcción del discurso. Parece que 'blugging' es un término despectivo inventado por Lessing que se está institucionalizando desde entonces para definir el "blogueo de mala calidad".

La primera tentación es la de decir que Doris Lessing es una señora muy mayor que no sabe bien de lo que habla, que no parece tener ni siquiera muy claro lo que es un blog, y que ha escogido el argumento fácil de que la gente no lee porque tienen la televisión e internet, si no los tuvieran sólo podrían distraerse leyendo. Pero todos estos argumentos son una sarta de prejuicios en los que al menos nosotros no nos podemos permitir caer.

La edad no tiene nada que ver con esto. A Doris Lessing le disgusta internet porque le da la gana. Como muestra, una decana suya que podría explicarle alguna cosa sobre blogs.

La televisión e internet no roban lectores. Es una falacia decir que la gente lee menos porque hay otras distracciones menores. Leen los de siempre, los que tienen la capacidad y las ganas. A un lector hecho nada le aparta de la literatura. Vale que hace sesenta años los libros eran el único entretenimiento de masas, pero lo que se leía eran folletines de asesinatos y misterio. A Anna Karenina lo leían los mismos que ahora. Los libros también tienen inanidades.

Protesta Lessing porque nunca le pidieron su opinion sobre los cambios sociales y tecnológicos, y porque el libro, considerado un tesoro en su Africa natal, se va quedando arrinconando. Quizás no haya querido reflexionar en que los libros son precisamente tesoros por su rareza y su coste. No ha querido entender que la tecnología es lo único que hace plausible una cultura que llegue a todos y a todas partes. Si realmente, y no es descabellado, un día habrá un ordenador por niño en el mundo, las inanidades inundarán el mundo pero también Doris Lessing. En parte gracias a los que blogueamos y blugueamos.

Sitio Oficial | Discurso de aceptación del Nobel de Literatura por Doris Lessing

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio