Compartir
Publicidad

Dos despedidas

Dos despedidas
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

La primera, al blog satírico de actualidad y cultura gallega Aduaneiros sem Fronteiras, por obra y mano de la poetisa Yolanda Castaño, o al menos de su abogado. El blog publicó hace unos meses un juego de vestiditos con Castaño como protagonista del que nos hicimos eco aquí. El juego ironizaba con lo que algunos llaman "la traición de Sargadelos", la galería de arte coruñesa de la que Castaño es ahora directora tras el sonado cese de Isaac Díaz Pardo.

Como anuncia ahora el blog, han sido requeridos por el abogado de Castaño para retirar el diseño del juego junto a todos sus comentarios bajo pena de acciones legales. Ante lo cual sus propietarios ha decidido cerrar todo el sitio, para salvaguardar su legítimo derecho a la libertad de expresión frente a coacciones judiciarias fuera de lugar.

La segunda es la de María Luisa Blanco, directora de Babelia, también fulminantemente cesada. La clave de su marcha la ha dado a sus compañeros en forma de acróstico en un email de despedida:

E n la hora de mi despido y de mi despedida C ada uno de vosotros tiene en su cabeza un nombre H emos llegado al final de un conflicto que se gestó hace 3 años y E l nombre de ese conflicto no es un secreto para nadie. V amos hacia tiempos de creciente falta de libertad y censura y A todos nos corresponde velar porque la R ealidad coincida con lo que R ealmente contamos si creemos en la limpieza de esta profesión. I mposible sin esta condición ser honestos y rigurosos. A todos os deseo buenos tiempos y buena suerte. Permitidme este pequeño juego en un momento de duelo. María Luisa Blanco

¿Y quién es Echevarría? Ignacio Echevarría es el crítico que se atrevío a desafiar uno de los aparatos de promoción editorial más poderosos del mercado. El director de El Pais llegó a acusarle de haber hecho "un arma de destrucción masiva" por sincerarse sobre una novela que hoy nadie recuerda, pero por la que se pagó mucho en su momento. Echevarría abandonó Babelia en 2004 y el escándalo, tres años después, se ha cobrado otra víctima. Es una historia turbia y nefasta, que vale la pena escuchar de su propia pluma.

Vía | Escolar.net, Andrés Milleiro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio