Compartir
Publicidad

Twitterlit: seduciendo a la lectura con 140 caracteres

Twitterlit: seduciendo a la lectura con 140 caracteres
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Si a usted le llegara un sms con el siguiente texto: "En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo vivía un hidalgo de los de lanza en astillero", seguramente no le resultaría dificil descubrir de dónde proviene.

Pero si le llegara otro que dijera: "La niebla cubría la tierra. La luz de los faros de los automóviles reverberaba sobre la línea de alta tensión", quizás ya le sería un poco más difícil descubrirlo. En ambos casos se trata de comienzos de novelas: El Quijote (por supuesto), en el primero y Vida y destino de Vasili Grossman, en el segundo.

Hay quien dice que un relato o una novela debe atrapar desde las primeras líneas y eso es justamente aquello de lo cual se han valido quienes desarrollaron twitterlit para, a través de un juego en el cual invitan a los lectores a adivinar la fuente de los textos, establece un puente entre twitter y Amazon.

Twitterlit es una apuesta interesante. Y no es que no salga a relucir de inmediato el costado comercial del asunto pero me gusta eso de seducir al otro a través de pequeños textos, de esos que dejan con hambre de lectura, de conocimiento, de esos que siembran la curiosidad porque son capaces de imbuirnos en el deseo y la fascinación por el lenguaje, por la anécdota, por el ritmo de la poesía.

La oferta es diariamente tener la sorpresa de recibir por twitter, dos veces al día, extractos de máximo 140 caracteres de algún libro cuyo título deberíamos adivinar si nos consideramos buenos lectores. También lo han hecho pensando en los niños, a través de lo que llaman Kidderlit que, con el mismo principio, busca atraer a los niños al hermoso juego de descubrir nuevas historias y nuevos autores.

Repito, se nota mucho la costura comercial, pero la vía no deja de ser interesante.

Sitio oficial | Twitterlit.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio