Compartir
Publicidad

El galimatías terminológico del libro electrónico

El galimatías terminológico del libro electrónico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos meses el sector editorial está tomando conciencia de la renovación inmediata a la que debe enfrentarse, motivada especialmente por la irrupción del libro electrónico. Junto al todavía difuso panorama de comercialización, que implica a editores, libreros y distribuidores, y al de la fabricación de los dispositivos, existe un terreno movedizo en el que todos, en mayor o en menor medida, nos hemos vistos inmersos al abordar el tema: la confusión de términos. ¿Libro electrónico o digital, e-reader, e-book o ciberlibro? ¿Quién no ha tenido dudas a la hora de nombrar estos nuevos libros que se leen en pantalla?

Con la perspectiva de la I Feria del Libro Electrónico que se celebrará en Madrid entre el 17 y el 19 de noviembre, y a la luz del uso continuo e impreciso de estos términos en los medios de comunicación, la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) ha dado a conocer sus recomendaciones.

Lo que en inglés es un e-book (obra digital equivalente al tradicional libro de papel), en español debería traducirse como libro electrónico, libro digital o ciberlibro. Por otro lado, el e-reader es el lector de libros electrónicos, lector de libros digitales o lector de ciberlibros.

Frente a las frases

El 'e-reader' es un aparato que permite agrandar la letra a voluntad. El último 'e-book' de la serie es una biografía de Schubert.

la Fundéu aconseja:

El lector de ciberlibros es un aparato que permite agrandar la letra a voluntad. El último libro digital de la serie es una biografía de Schubert.

Aunque si la importancia recae en la obra más que en el dispositivo, podría hablarse sencillamente de 'libro'.

La Fundación del Español Urgente está patrocinada por la Agencia Efe y el BBVA y trabaja con el asesoramiento de la Real Academia Española. Además, para potenciar el uso correcto del español en los medios de comunicación, cuenta con el asesoramiento de instituciones y firmas como el Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, las universidades Complutense de Madrid, Castilla-La Mancha y Cádiz, CEDRO, CELER Soluciones, Hermes Traducciones, Linguaserve, El Corte Inglés, Red Eléctrica, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo o Iberia.

Por desgracia, mucho me temo que todavía queda un buen trecho para que la sociedad en conjunto aprenda a utilizar los términos correctos, y ya se sabe que muchas incorrecciones terminan aceptándose debido al uso generalizado... Por otro lado, cada vez es más frecuente la integración de palabras extranjeras. ¿En vuestra opinión, por qué términos optariais?

Vía | Yahoo! Noticias Más información | Fundéu BBVA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio