Compartir
Publicidad

El IVA completo para el libro electrónico y el futuro de los contenidos digitales

El IVA completo para el libro electrónico y el futuro de los contenidos digitales
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me parece justo, antes de comenzar a redactar este post dar las gracias a mi compañero de equipo Fausto Beneroso por haber tenido la iniciativa de colocar el borrador y de haberme cedido la oportunidad de desarrollarlo. Y es que el tema este de los libros electrónicos, los derechos de autor y la gratuidad o no de los contenidos digitales me interesa sobremanera, de hecho, llevo días “dándole vueltas” a esta noticia y fue recién cuando vi el borrador de Fausto que decidí tomar la antorcha y sentarme a redactar.

Creo que la noticia en si no será ya una novedad para muchos de ustedes, toda vez que fue motivo de titulares hace unos días cuando la Dirección General de Tributos, dependiente del Ministerio de Hacienda informó tajantemente que los libros digitales o e-books no tendrían acceso al IVA reducido que en algún momento se dijo que tendrían. Atención, no hablamos ya de los equipos electrónicos sino de las descargas que harán quienes tengan uno de ellos, cualquiera que sea, cada vez que quiera aumentar su biblioteca digital. A cada libro en formato electrónico se le cargará el 16% de su costo por causa de impuestos, a pesar de que se había anunciado lo contrario en diciembre pasado.

Los medios se ocupan de aclarar que, en este caso, la Ministra de Cultura no ha tenido que ver en la decisión que echa por tierra su ofrecimiento del IVA super reducido cuando lanzó el proyecto enclave en diciembre del año pasado. En esa oportunidad, ella había ofrecido que el libro electrónico iba a disfrutar de una excención del IVA completo y que, en su lugar, iban a ser tratados como los libros de papel que solamente pagan un 4% de impuesto al valor agregado. La ley europea, sin embargo, dice que este valor especial sólo aplica a aquellos libros que vienen en soporte (cd, dvd, lector, memoria, lector de libros electrónicos) y no a aquellos que son descargados de una plataforma ya que, en ese caso, son pechados como contenidos digitales.

La responsabilidad recae sobre las normativas generales de la Unión Europea y quienes finalmente pagan las consecuencias serán, no solamente los usuarios sino también los editores al ver eventualmente mermadas sus ventas ante el aumento de los costos y la migración probable de los potenciales lectores a la comunidades P2P en búsqueda de contenidos gratuitos. El tema se añade a no pocas noticias que nos hablan de medios y plataformas que pasan de ser gratuitas a ser de pago (Ning, por ejemplo y el New York Times) y enseguida tengo que pensar en el tema de la neutralidad web, de la accesibilidad y del control sobre los contenidos.

¿Cuál será el futuro de los contenidos digitales? ¿Qué relación tiene esto con el futuro del libro y la masificación del conocimiento? ¿Cómo afectará, por ejemplo, a los libros educativos? Estamos en un momento muy naciente aún como para responderlo, pero, lo cierto es que esta contra-noticia será probablemente un freno para el mundo editorial que ha venido preparándose con fuerza para el fortalecimiento del libro digital.

Más información | El Pais
Más información Error500

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos