Compartir
Publicidad

El libro electrónico pone un pie en las bibliotecas españolas

El libro electrónico pone un pie en las bibliotecas españolas
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las noticias más importantes de las últimas dos semanas ha sido la de la entrada de los lectores de libros electrónicos, o e-readers, a algunas bibliotecas del país. Ya lo había reseñado nuestro compañero Fausto, cuando se preguntaba si era realmente necesario que las bibliotecas públicas nos dejen libros electrónicos y si eso realmente va a marcar una diferencia en la promoción del libro y de la lectura.

En un primer momento quería escribir un post que se titulara ‘Las bibliotecas no saben qué hacer con los libros electrónicos’, pero por lo visto a juro van a tener que saber qué hacer con ellos y cómo manejarlos, porque ya cuentan con lectores de libros digitales con los cuales deben ofrecer nuevos servicios a sus usuarios. La experiencia que comenzó en la Biblioteca Central de Cantabria ya abarca a más de 15 bibliotecas en todo el país, incluyendo bibliotecas universitarias como la de la Universidad Politécnica de Madrid la cual ha incluido estos equipos como parte de su Plan de Fomento de la Lectura.

El mecanismo es el siguiente: la persona interesada se afilia al servicio y puede llevarse a casa un equipo con hasta mil libros electrónicos y los puede tener en préstamo entre 15 y 45 días. Hasta allí todo bien pero ya empiezan a haber observaciones de quienes quieren “algo más que clásicos” y libros libres de derechos de autor,que es lo que hasta ahora vienen prestando las bibliotecas (Aquí pueden ver la lista de 184 clásicos que ofrece la Biblioteca Central de Cantabria, por ejemplo).

Creo que este es un punto neurálgico en esta nueva modalidad de préstamos ya que ¿qué diferencia lo que me presta la biblioteca de lo que tiene la Biblioteca Virtual Cervantes?, por ejemplo. Hasta que no haya una oferta actualizada de títulos, es decir, hasta que las editoriales no apuesten de una manera más franca por la edición digital quizás no signifique mucho más en términos de poder acceder a los últimos títulos publicados y llevarse el e-reader sea poco menos que una novedad que dejar´de tener sentido al poco tiempo. Ni qué hablar también del tema de la legibilidad de los equipos y de la falta de costumbre de las personas a leer a través de las pantallas en lugar de hacerlo en papel como hasta ahora.

Es un avance, ¿qué duda cabe? Los libros electrónicos empiezan a tener un lugar en las bibliotecas, son una estrategia más para acceder a los libros pero ¿son realmente la gran herramienta para fomentar la lectura y para enamorar a nuevos lectores? La pregunta tiene cada ve más pertinencia. Yo en lo personal creo que los e-readers, dentro de esta modalidad de préstamo aumentan el acceso a una mayor cantidad de títulos para una mayor cantidad de personas pero aún es una herramienta muy nueva como para poder calibrar su impacto en términos de la lectura.

¿Alguno de ustedes ha pedido en préstamo uno de estos equipos? De ser así ¿puedes compartir con nosotros tu experiencia? Por otro lado, sé que varios de nuestros lectores tienen lectores de libros electrónicos: ¿creen que sí puede ser una herramienta efectiva para aumentar los índices de lectura o todo esto es una falsa ilusión?

Vía | Ciberpais
Más información | Libros de mil en mil, Las bibliotecas capan los e-books
En Papel en Blanco | Las Bibliotecas Públicas nos dejarán libros electrónicos, ¿realmente es necesario?
Fuente de la imagen | Blog de la Biblioteca de San Jerónimo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos