Compartir
Publicidad

Algunas de las lenguas más raras del mundo (III)

Algunas de las lenguas más raras del mundo (III)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Más lenguas raras a sumar a las del artículo anterior.

-Cada sociedad usa de 2 a 11 términos básicos para el color. El español usa los 11: negro, blanco, rojo, amarillo, verde, azul, pardo, púrpura, rosa, naranja y gris. Otras lenguas, como la dani, usa sólo dos: blanco y negro, como los escaques de un ajedrez. Pero, con frecuencia, algunas lenguas se inventan otros términos para incluir también otras cualidade relativas al color, en particular textura, luminosidad, frescor e indelebilidad.

Por ejemplo, en hanunóo, un idioma malayo-polinesio de las Filipinas, malatuy significa una superficie parda, húmeda, brillante, del tipo que se observa en el bambú recién cortado. Marara, por otro lado, es una superficie amarillenta, endurecida, como la del bambú envejecido.

-A lo largo de la historia se han inventado al menos 700 idiomas artificiales. Por ejemplo, el escocés Dalgamo ingenió un idioma artificial compuesto por palabras formadas por agregación de distintas letras cuya presencia indicaba el significado, así, la “n” indicaba que la palabra se refería a seres vivos; si la n se combinaba con la griega eta, formaba el concepto “animal”; si se completaba con la k, se refería a cuadrúpedos, etc.

El volapük fue un intento mucho más serio de lenguaje artificial universal. Fue inventado en 1879 por el religioso alemán Johann Martin Schleyer. En cuanto a su estructura gramatical se parecía al turco y al magiar. Tuvo cierto éxito a finales del siglo XIX. Se llegaron a publicar 316 libros de gramática diferentes, traducidos a 26 idiomas.

-Sin embargo, han existido individuos que intentaron generar lenguajes tan matemáticamente perfectos como los lenguajes informáticos, a fin de que fueran hablados por las personas. El intento más conocido, y seguramente el único, pertenece a James Cooke Brown, en la década de 1950.

Su lenguaje se llamó loglan. Además del vocabulario sistemático que ya presentaba la lengua inventada por Wilkins, incluye 112 palabras que rigen la lógica y la estructura. Tal y como explica Gary Marcus en Kluge:

Muchas de estas palabritas tienen equivalentes en las lenguas naturales (tui, “en genenral”); tue, “además”; tai “sobre todo”), pero las palabras realmente cruciales corresponden a cosas como los paréntesis (ausentes en la mayoría de lenguas) y herramientas técnicas para designar a individuos concretos mencionados anteriormente en el discurso. El pronombre “él”, por ejemplo, se traduciría como “da” si se refiere al primer antecedente singular de un discurso, “de” si se refiere al segundo; “di” si se refiere al tercero; “do” si se refiere al cuarto; y “du” si se refiere al quinto. Por poco natural que esto pueda parecernos, dicho sistema eliminaría un considerable nivel de confusión en torno a los antecedentes de los pronombres.

En la siguiente entrega, más lenguas raras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio