Compartir
Publicidad

Comparando las primeras frases de dos célebres novelas para entender la naturaleza humana (y II)

Comparando las primeras frases de dos célebres novelas para entender la naturaleza humana (y II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Como os dije en la anterior entrega de este artículo, hoy os hablaré de dos autores biológicamente muy próximos pero culturalmente muy alejados.

El padre de estos dos autores fue William James, un hombre muy pudiente gracias a la herencia de 10.000 dólares anuales que amasó su padre, procedentes del Canal del Eire. Educó a estos dos niños para que fuera grandes intelectuales, y lo fueron. Aunque el resultado no pudo ser más distinto.

Como dijo Rebecca West al referirse a ellos: “uno de ellos escribía ficción como si fuera filosofía y el otro escribía filosofía como si fuera ficción.”

Estamos hablando de William James y Henry James.

Pero en algo coincidían ambos: estaban fascinados por Charles Darwin.

Herny escribió su novela Retrato de una dama cautivado por la idea de Darwin sobre la fuerza de la elección femenina en la evolución. William escribió Principios de psicología en la década de 1880 defendiendo la idea del nativismo: la idea de que la mente no puede aprender a no ser que posea los rudimentos del conocimiento innato.

En esto, William iba en contra de la moda imperante a favor del empirismo, la teoría de que la conducta viene conformada por la experiencia. Creía que los seres humanos estaban dotados de tendencias innatas que derivaban no de la experiencia sino del proceso darwinista de la selección natural. “¡Niega la experiencia!”, escribió William citando a un lector imaginario. “¡Niega la ciencia; piensa que la creación de la mente es un milagro; es un vulgar partidario de las ideas innatas! ¡Basta ya! No escucharemos más a semejante charlatán antediluviano”.

Así pues, ambos hermanos, a pesar de tener tantas letras genéticas en común, se expresaban en términos antagónicos a la hora de expresar sus ideas en otro tipo de letras confeccionadas con tinta. Como sucedía con Dickens y Salinger. Ambos recetas casi idénticas que conciben platos de sabores opuestos.

Vía | Qué nos hace humanos de Matt Ridley

En Papel en Blanco | Comparando las primeras frases de dos célebres novelas para entender la naturaleza humana (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio