Compartir
Publicidad

¿Es la diversidad lingüística una ventaja en sí misma? ¿Debemos evitar la extinción de las lenguas? (I)

¿Es la diversidad lingüística una ventaja en sí misma? ¿Debemos evitar la extinción de las lenguas? (I)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay planteamientos que no admiten matices: son blancos o negros. Incluso iré más lejos: hay planteamientos maniqueos que ni siquiera admiten las dos posturas, solo una. Y si escoges la inadmisible, no solo andas errado sino que te adjudican, automáticamente, todos los defectos del grupúsculo que defiende tal cosa abominable.

Si la religión es buena o mala, si el vegetarianismo es bueno o malo, si el aborto es bueno o malo. Esa clase de planteamientos.

En este grupo también entraría con todos los méritos si debemos preservar la rica diversidad lingüística del ancho mundo, si debemos dejar que las lenguas mueran y nazcan espontáneamente o si deberíamos abogar por la creación de una lengua universal y omnicomprensiva.

Cuando se abordan temas como el de la diversidad lingüística, pues, las posturas se tornan cognitivamente avaras. Es decir, se prefiere un “eso es cierto” o “eso es falso” a un, por ejemplo, “la parte factual de esa afirmación es verdadera pero sus supuestas ventajas no son reales.”

Además, el asunto de la diversidad lingüística contiene un componente emocional poderoso: ¿cómo va a ser mejor un único animal, un único modo de pensar, una única faceta cultural que muchos y variopintos? ¿Cómo vamos a preferir la uniformidad a la variedad? Etcétera. Es decir, que todos solemos poner el piloto automático y pensar, claro, es verdad, hay que luchar por las lenguas que se están extinguiendo, independientemente de su número de hablantes, porque ellas son patrimonio de la humanidad.

Yo también era de esas personas. Hasta que un día (o quizá fueron diversos días, meses o años), fue naciendo en mí la necesidad de un razonamiento un poco más profundo. Bien parece de perogrullo que la diversidad lingüística es buena. Así pues, si tan obvias son las razones, deben de ser también muy fáciles de explicar. Sin embargo, yo que me tengo por una persona mínimamente leída, jamás había leído ninguna razón convincente sobre la preservación de las lenguas. Ni siquiera la había escuchado en televisión o radio. Lo único que llegaba a mí que resulta EVIDENTE que debíamos preservar la diversidad lingüística y que eso es bueno per se.

Sin ir más lejos, estos días, Google ha puesto en marcha una campaña para evitar que determinadas lenguas minoritarias acaben por desaparecer para siempre. He leído a fondo el proyecto, y en ningún sitio explicita las razones subyacentes de tan loable tarea. Bueno, sí, indica que la diversidad animal es imprescindible para la supervivencia de las especies, que si una especie desaparece, la cadena trófica puede truncarse y que entonces todos nos iremos al garete. Pero ¿por qué hemos de dar por sentado que una especie animal es como una lengua? ¿Por qué todos los libros que se escriben sobre las bondades de la diversidad lingüística emplean precisamente esta analogía sin explicar los puntos concomitantes?

Si empleamos la analogía de que una mayor diversidad de virus informáticos es peor que una poca variedad de virus informáticos dentro de la biosfera digital, ¿entonces la diversidad lingüística es negativa?

Como he apuntado, no quedaba satisfecho ni con la información que disponía, ni siquiera con las razones que aducían las personas que me rodeaban, algunos de los cuales se dedicaban a la docencia y se definían como radicales defensores de la diversidad lingüística en general y de la preservación del catalán en particular (no en vano, resido en una comunidad autónoma en la que hay cierto conflicto entre qué lengua debe ser la vehicular en la enseñanza, si el castellano o el catalán).

De modo que, con gran curiosidad, dediqué unos cuantos días a bucear en la biblioteca y echar un vistazo a un buen puñado de libros que abordaban la cuestión, así como algunas cuestiones colaterales. Lo que me encontré me dejó patidifuso. Pero eso os lo contaré en la próxima entrega de este artículo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio