Compartir
Publicidad

Sobre los best sellers

Sobre los best sellers
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Decía la escritora Julia Navarro en un artículo de El País que no se puede generalizar y decir que "todos los best sellers" tienen una indudable carencia de calidad literaria. Y estoy de acuerdo con la conclusión, pero sólamente en parte.

Navarro (autora de superventas tales como La biblia de barro o La hermandad de la Sábana Santa) habla de los títulos Cien años de soledad de García Márquez o El nombre de la rosa de Umberto Eco como ejemplos de best sellers, y ahí es donde en mi opinión radica su principal error. Lo primero que se me ocurre es que dichas novelas no fueron concebidas en su origen para ser best sellers, sino que su enorme calidad las convirtió en dos de los libros más vendidos de los últimos 25 años (más en el caso de "Cien años..."). También lo hicieron, obviamente, los lectores a los que les gustaron y que hicieron del boca a boca una táctica más que eficaz en ambos casos. Y, por supuesto, la magnífica adaptación al cine de la gran novela de Eco por parte de Jean-Jacques Annaud también tuvo parte de culpa. En definitiva, creo que hay dos tipos de best sellers: los que se conciben a priori para ser tales (aunque luego haya muchos fiascos, como era de esperar) y los convertidos a posteriori. Evidentemente, tampoco estoy diciendo que los best sellers "a priori" deban ser malos, pero sí creo que se nutren de determinados puntos tan manidos que desde un principio no auguran ya nada bueno, y un claro ejemplo (que no el único) creo que podría ser la avalancha de códices, sábanas y familiares/amigos de cristo que hubo tras el enorme éxito de El código da Vinci. Los que podrían caber en el saco de "a posteriori" (grupo en el que, según el artículo de Julia Navarro, creo que podríamos meter sin pestañear El Quijote o La biblia) tampoco han de ser buenos títulos en general, aunque en este caso me parece que la capacidad de atraer al lector es mucho más importante que simplemente un argumento repetitivo.

¿Son los best sellers malos por definición? No. ¿Son los libros que venden 125 ejemplares una magnífica obra? Tampoco. Podríamos puntualizar el asunto hasta el infinito, pero creo que cerraré con una única pregunta. Dentro de 50 años, ¿la gente seguirá comprando Cien años de soledad o El código da Vinci?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio