Compartir
Publicidad

Steve Jobs y las fuentes que usas para escribir

Steve Jobs y las fuentes que usas para escribir
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Antes de la llegada del Macintosh en 1984, los ordenadores ofrecían un solo tipo de letra, y para darle formato de cursiva había que encomendarse a la buena fortuna.

Este cambio posiblemente tuvo que ver en el hecho de que Steve Jobs, el fundador de Apple, durante sus días como alumno en Reed College, en la ciudad de Portland Oregón, se apuntara a clases de caligrafía, como él mismo señala en una charla de la Universidad de Stanford del 12 de junio de 2005:

Todos los carteles que se veían en el campus y todas y cada una de las etiquetas que marcaban los cajones estaban bellamente caligrafiadas a mano. Como yo había dejado los estudios y no tenía que ir a las clases normales, decidí apuntarme a un curso de caligrafía para aprender a escribir así. Aprendí acerca de las fuentes con serifa y sin serifa, de la variación en el espacio existente entre las letras según la combinación de estas, acerca de qué es lo que hace grande la tipografíaa. Era hermoso, lleno de historia y artísticamente sutil, de un modo que la ciencia no es capaz de capturar. Y lo encontré fascinante.

El Macintosh diseñado por Jobs contaba con una amplia gama de fuentes tipográficas. Jobs decidió incluir tipos conocidos, como Times New Roman y Helvetica, y otros de nuevo diseño, en cuyo diseño se implicó personalmente.

Tal y como explica Simon Garfield en el libro Es mi tipo sobre estos tipos nuevos incluidas por Jobs:

Estos fueron bautizados en honor a ciudades por las que sentía afecto, como Chicago y Toronto. Quería que cada uno de ellos fuera tan distinto y hermoso como la caligrafía que se había encontrado una década antes, y al menos dos de ellos, Venice y Los Angeles, parecían escritos a mano. Era el comienzo de algo: un cambio sísmico en nuestra relación cotidiana con las letras y con la tipografía. Una innovación que, en diez años, puso la palabra “fuente” (hasta entonces un tecnicismo de los ámbitos del diseño y la impresión) en boca de todos los usuarios de ordenador.

IBM y Microsoft no tardaron en copiar la iniciativa de Apple.

Steve Jobs fundó Apple en 1976 junto con un amigo de la adolescencia, Steve Wozniak, en el garaje de su casa. Aupado por el éxito de su Apple II Jobs obtuvo una gran relevancia pública, siendo portada de Time en 1982. Contaba con 26 años y ya era millonario gracias a la exitosa salida a bolsa de la compañía a finales del año anterior. Y, bueno, le encantaban las fuentes. Tenedlo en cuenta la próxima vez que abráis vuestro Mac para escribir una novela o cualquier otra cosa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio