Compartir
Publicidad

El valor de (re)editar

El valor de (re)editar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El pasado 31 de diciembre el diario chileno El Mercurio publicó una apasionante entrevista con Rodrigo Fresán, dedicada a la literatura norteamericana. Se echan en falta más entrevistas de este estilo y menos, a veces, complacientes y fáciles preguntas. Álvaro Matus, el entrevistador, no olvida una pregunta díficil pero necesaria.: a quién hay que recuperar ya en las reediciones.

Fresán responde elegantemente que quizá Bernard Malamud sea necesario. Bien cierto es, tengo en mi poder (presumiblemente) la primera edición llevada por Seix Barral de 1962 de una de sus obras más embelmáticas: El barril mágico. La obra de Malamud impone una tradición en la narrativa judeoamericana de la que beben autores muy recientes como David Bezmozgis o Nathan Englander o por poner un ejemplo anterior, los relatos costumbristas (cinematográficos, teatrales) que componen el universo de Woody Allen.

DeBolsillo ha ido reeditando durante estos últimos meses las obras de los otros dos pilares de la narrativa judeoamericana: el premio Nobel Saul Bellow y su discípulo aventajado , el genial Philip Roth. Aunque la iniciativa es encomiable y desde luego a seguir, teniendo aún entre nosotros obra inédita del mismo Roth, eterno candidato al premio de la Academia sueca año sí y año también, parece pronto para soñar con reediciones tardías de Ann Beattie, Bruce Jay Friedman, Stephen Dixon o Ben Marcus, por fin traducidas.

El momento editorial actual es bastante favorable: por vez primera en mucho tiempo podemos disfrutar de la obra completa de John Cheever, Paula Fox, Robertson Davies o William Maxwell. Ahora es de esperar que la trinchera que forman las pequeñas editoriales no sucumbra a los caprichos de la novedad constante y continuen en su ardua tarea de recuperar clásicos marginados y que ya va siendo hora de colocar en su reconocimiento justo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio