Compartir
Publicidad
'Bitch Planet' le da al patriarcado donde se merece
Novela gráfica

'Bitch Planet' le da al patriarcado donde se merece

Publicidad

Uno de los títulos que más ganas tenía de que llegaran a España (y que de hecho acabo de tachar de mi lista de deseados junto con 'Leñadoras' el pasado otoño) es 'Bitch Planet', cómic de Kelly Sue DeConnick y Valentine De Landro cuyo primer tomo publica este mes Astiberri.

Nos encontramos en un futuro no muy lejano en el que el patriarcado lo domina todo. "Pues como ahora", diréis, pero esto va a la sátira, a la exageración. El mundo está gobernado por el Protectorado y un Consejo de Padres que velan por una sociedad en la que la mujer se pliegue absolutamente a la voluntad del hombre.

A las que se muestren disconformes, cometan delitos o simplemente no caigan en gracia en los estándares esperados, se les exilia a un planeta lejano, al puesto de Obediencia Auxiliar (más conocido como el Planeta de las Zorras). El cómic comienza con la llegada de seis de estas No-Conformes: tres asesinas, dos radicales y una voluntaria, que aterrizan en esta prisión solo para descubrir que la realidad es todavía peor.

Una de las mejores maneras de describir 'Bitch Planet' es haciendo referencia a 'Orange is the new black', la famosa serie de Netflix. DeConnick y De Landro proponen una "loquesea-ploitation" carcelaria directamente sacada de los años 70, con mucha sátira pero sin descuidar a sus personajes (lo cual no siempre ocurre).

'Bitch Planet' es un cómic que va a por todas. Ya no es el hecho de ser claramente feminista, sino que lo es de una manera que alguno consideraría agresiva. DeConnick va a por todas hablando sin tapujos del peligro de continuar en un patriarcado endémico y creando un reparto de personajes diverso y dispuesto a incomodar.

Lo peor de 'Bitch Planet' es que a veces a De Landro se le va un poco la mano en el dibujo ya de por sí algo feísta... y esto ni siquiera estropea la lectura del tomo. Este cómic es un volumen valiente y necesario en esta época, una profunda reflexión sobre el papel de la mujer ya no solo en la ficción (mucho debate hay sobre su uso a menudo demasiado "accesorio") si no en la vida real. Una genialidad que no os podéis perder.

En Papel en blanco | 'Todos deberíamos ser feministas'

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio