Compartir
Publicidad
'Civil War II' es indignante
Novela gráfica

'Civil War II' es indignante

Publicidad
Publicidad

Con la dictadura de los eventos/crossovers comiqueros en la que vivimos, en la que cada verano o pocos meses hay una miniserie en la que los superhéroes se enfrentan a una amenaza más grande que su vida, puede ser muy frustrante ser seguidor de Marvel o de DC. El caso es que con esta pequeña tendencia de retomar títulos míticos para el evento de turno, había una expectativa muy altas con 'Civil War II' que ha terminado de publicar Panini con el octavo número.

Expectativas altas en cuanto a que recordaba a uno de los cruces más populares e interesantes de los últimos tiempos: 'Civil War', en la que Mark Millar y Steve McNiven enfrentaban a dos bandos de superhéroes en torno al control gubernamental sobre los superpoderes. El final fue un poco despropósito, pero al menos tocaba un buen dilema. ¿La pena con 'Civil War II'? que el guionista es Brian Michael Bendis y de eso no sabe.

Bendis se reúne con David Márquez para presentar una historia en la que aparece un inhumano, Ullyses, con una capacidad precognitiva. Esta habilidad captará el interés de Carol Danvers que intentará usar sus poderes para detener las amenazas antes de que ocurran. Contra esa idea de "pre crimen" se alzará Tony Stark... y se monta un enfrentamiento sin sentido alguno durante demasiados capítulos.

'Civil War II' es indignante. Ya no es que sea un evento malo como tantos y tantos de los que nos hemos tragado a lo largo de los últimos treinta años de historia del cómic de superhéroes. Cruces que eran de invasiones, batallas y excusas para dar mamporros que, al menos, servían para pasar el rato. El problema es que es un absoluto desastre... y encima pretencioso.

Civil War Ii 2016 001 006

Pretencioso cuando nos venden que lo que distingue al evento es el debate, el consabido "¿De qué bando estás?" en la que las dos posturas pueden ser perfectamente válidas... y lo que hay es un cómic en el que a Carol Danvers se le pinta de fría y malvada por creer en el pre-crimen y a Iron Man como la luz y guía del universo, el estandarte contra la "loca del coño" medio kree (os juro que ese es el retrato de Bendis).

Así pues tenemos un enfrentamiento desnivelado y sin base alguna en la que, por supuesto, hay muertes de gente importante que, por algún motivo, no trascienden más que en el momento puntual. Ni siquiera el dibujo de David Márquez destaca, yendo de más a menos a lo largo de los ocho números.

Si bien la serie principal del evento es un desastre, no lo son tanto los tie-ins (cómics derivados) que ponen en mejor perspectiva el alcance del conflicto. Destaca también 'Civil War II. Epílogo: El juramento' (se publica en España el mes que viene) en el que Nick Spencer toma las riendas al guion y nos prepara el terreno al próximo evento 'Imperio Secreto' que continúa la etapa de su más que recomendable 'Capitán América'.

'Civil War II' es uno de esos eventos que sirven de excusa para que el autor de turno remueva cosas. En concreto Bendis quería librarse por un tiempo de Tony Stark y poder presentar así a Riri Williams y a Doctor Muerte cogiendo la armadura y protagonizando sendas series de Iron Man. Es una serie muy accesoria y se nota.

En Papel en Blanco | Esto es lo que debes saber de 'Secret Wars'

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio