Compartir
Publicidad
'Disparen al humorista': Darío Adanti reflexiona sobre los límites del humor
Novela gráfica

'Disparen al humorista': Darío Adanti reflexiona sobre los límites del humor

Publicidad
Publicidad

El humor y la libertad de expresión han estado siempre fuertemente vinculados. Todos tenemos en la cabeza la imagen de los bufones medievales que decían las más absolutas barbaridades a la cara de sus amos y (casi) nunca eran castigados por ello. El humor, por tanto, siempre ha sido un acto de libertad en el que posicionarse y relativizar la realidad, dando salida a algo que es intrínsecamente humano. El problema del humor viene siempre dado por la mucha o poca empatía que tenga el contexto receptor. Hay muchos grados de humor pero todos tienen en común el enfrentamiento con la realidad. No es extraño, pues, que el humor haya terminado siendo una cuestión que atañe a una sociedad que se ve progresivamente emboscada por la corrección política.

Darío Adanti, humorista y autor de cómic argentino ('El Calavera', 'Toda aquella caspa radioactiva') y uno de los responsables de la revista satírica Mongolia, tuvo la necesidad, después del atentado en París contra el semanario Charlie Hebdo en 2015, de hacerse preguntas sobre el humor y sus límites. Surgen así una serie de páginas que se publicaron originalmente en Mongolia, pero que el autor ha dado forma como un todo coherente y más trabajado en este tomo 'Disparen al humorista' (Astiberri, 2017).

Disparen al humorista

Para Adanti, “el humor consiste en sacar a la luz nuestros miedos, nuestros pensamientos oscuros, nuestras crueldades y debilidades; es exorcismo de nuestros males y reflejo de lo peor de nosotros mismos”. Pero también el humor se convierte enseguida en una arma arrojadiza que señala frecuentemente las hipocresías de quien lo recibe. Adanti nos señala cómo siempre la sátira se aprecia mejor a distancia, pero en las distancias cortas se vuelve ofensiva. Quizá, nos dice Adanti, es que precisamente la sátira tiene que ofender para ser sátira, porque no olvidemos que estamos hablando de denunciar la realidad a través de su subversión o su exageración. Del mismo modo, explica, “que la censura es una herramienta fundamental del miedo”. Humor y censura también son dos binomios que han ido de la mano mucho tiempo. "Si el único límite del humor es su contexto", nos dice el autor, "y la comunicación global ha disuelto el contexto... y si la ironía es a la sátira lo que la rima es al verso, ¿cómo saber si la sátira está incitando y enalteciendo... o si en realidad está haciendo lo contrario?"

Como colofón a ese estudio del estado de la cuestión, Adanti propone una manera de “blindar” al humor de los ataques que sufre: convirtiéndolo en una religión, y que así sus derechos queden asegurados. Una conclusión que, aunque, sí, bufonesca, no deja de ser brillante.

De esta manera, con un grafismo cambiante y siempre apostando por un doble discurso, el conceptual y el narrativo, Adanti desgrana temas como el origen del humor, los tipos de humor, la relación del humor y la política, en tonos que van desde lo puramente filosófico hasta el disparate extravagante, pero todos conforman capas que invitan a la reflexión desde múltiples puntos de vista.

Disparen al humorista Portada

Adanti realiza en 'Disparen al humorista' una suerte de ensayo gráfico sobre esta candente cuestión, una acertada mirada que conviene que revisemos en estos tiempos de incertidumbre donde hacer un chiste en público o en las redes sociales puede costarnos muy caro. Que se lo digan a algún cantante de nuestro país.

'Disparen al humorista'
Darío Adanti
Astiberri, 2017
Cartoné, color. 160 pgs.17€
ISBN: 978-84-16251-94-0
Cómpralo en Amazon aquí

Más información | Ficha en Astiberri
En Papel en Blanco | Los títeres de cachiporra y lo que todo el mundo parece haber olvidado que son

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio