Compartir
Publicidad

El 11-M será una novela gráfica

El 11-M será una novela gráfica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Antoni Guiral, guionista, crítico de tebeos y director del Salón del Cómic de Barcelona, anuncia que se prepara una adaptación a la novela gráfica de los atentados del 11-M en Madrid, su investigación y su consiguiente juicio. Junto a Guiral trabajarán Pepe Gálvez y los dibujantes Jesús Redondo y Francis González, siguiendo la línea marcada por la obra El Informe 11-S de los estadounidenses Jacobson y Colon. Será publicada por Panini antes del 2009.

Según explica Guiral, al igual que en el caso del cómic sobre el 11-S se trabajará únicamente con los testimonios y hechos probados que se reflejan en las conclusiones del tribunal. De hecho, aunque todavía se desconoce el título de la obra, ya se sabe que en la primera viñeta veremos al juez Bermúdez leyendo la sentencia. Los atentados y demás hechos posteriores serán relatados mediante flashbacks en una narración en la que no se mostrarán cadáveres. No queremos jugar con el morbo, dice Guiral.

La tradición de la novela gráfica como reportaje está aún por despegar en España, a pesar de contar con una consagración internacional con obras como el Maus de Art Spiegelman, los trabajos de Joe Sacco como Palestina o Gorazde, o para poner un ejemplo más reciente el Pyonyang de Guy Delisle. La viñeta mezcla la fuerza expresiva de la fotografía con la sensibilidad particular de la escritura. Puede dar lugar a obras muy personales, de testimonio, como las anteriormente citadas, o a trabajos más asépticos y divulgativos como El Informe 11-S.

Creo que el enfoque de Guiral no es sólo el más acertado sino extremadamente necesario. La hora de las opiniones sobre el 11-M han pasado. Si esta obra ayuda a despejar la montaña de escoria editorial que se ha vertido sobre el hecho más trágico de la España moderna y en la que algunos chapotean todavía, bienvenida sea.

Sinceramente, la primera viñeta (ese Bermúdez en pose "Cállese") se me antoja un tanto artificial como para recoger la emotividad de la historia. Es un error juzgar un cómic por una viñeta, pero el caso es que el equipo de Guiral tiene una difícil tarea por delante. No por tener que gustar a todos, allá cada uno con sus conspiparanoias, sino por tener que tratar el hecho crudo del horror atendiendo a la prueba forense y al mismo tiempo al inenarrable dolor de la víctima.

Vía | El Mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio