Compartir
Publicidad
El TBO cumple cien años
Novela gráfica

El TBO cumple cien años

Publicidad
Publicidad

Si hay algo que podamos considerar en España el pilar de la historieta nacional es una pequeña revista, con orígenes humildes pero que marcó a generaciones y generaciones de jóvenes lectores durante décadas, amén de ser la culpable de acuñar el término tebeo para hablar de este medio de expresión artística. Sí, estoy hablando del TBO cuya publicación cumple hoy cien años.

O por lo menos es el sábado 17 de marzo de 1917 la fecha que tradicionalmente se le otorga a la primera entrega del 'TBO', aunque parezca haber alguna tesis que apunta a la semana anterior. El hecho de que las publicaciones no estén fechadas no hacen labor fácil el rastrear con precisión el debut de la revista barcelonesa.

TBO

Entre las celebraciones de este centenario destaca la publicación, por parte de, quién si no, Ediciones B, del libro '100 años de TBO. La revista que dio nombre a los tebeos', un libro escrito por el "tebeógrafo" Antoni Guiral con la inestimable colaboración de Lluís Giralt. Un libro en formato tabloide de trescientas páginas repletas de ilustraciones y planchas de la revista y que no es apto para leer "a pulso" por el tremendo peso que tiene.

A lo largo de sus páginas somos testigos de un amplio repaso tanto a la historia, con idas y venidas de colaboradores, como de sus autores, secciones fijas, historias y datos relacionados. Eso sí, si bien el material es muy interesante quizás el tono es demasiado expositivo como para su lectura continuada.

TBO

Mi primera experiencia con el TBO fue en su última etapa, la editada por Ediciones B en la que mezclaba material nuevo con antiguo. Pronto La familia Ulises, el Profesor Franz de Copenhague y Los inventos de TBO captaron mi interés y una pesquisa rápida entre los compañeros de WeblogsSL me hace suponer que no soy el único. De hecho esto es lo que comenta Josep Oliver:

"Para mí fue uno de los primeros contactos, como muchos, con el mundo del tebeo, junto a otras cabeceras como los Pulgarcito, Mortadelo o Don Mickey. Lo que más me gustaba era "La familia Ulises", los gags sueltos del mismo autor, Benejam, o la sección de inventos inverosímiles del Dr. Franz de Copenhage, que siempre me quedaba mirando. Es indudable que TBO dejó un legado estético y sentimental a muchas generaciones."

Como veis la sección de inventos es desde su aparición en los años 20 una de las secciones favoritas y mejor recordadas por los lectores. Una sección que ha traído tanto en su vertiente original como en la presentada por el Profesor Franz de grandes ideas que a más de uno nos hubiera gustado que fueran realizables.

Inventos TBO

Una de las cosas más importantes del 'TBO' es que fue una revista que, aun teniendo sus crisis, cierres y reaperturas siempre tuvo en el centro su objetivo: ofrecer a los niños (y adultos) un entretenimiento ligero, idóneo y para toda la familia. De ahí que hubiera, en forma principalmente de historieta, desde chistes y gags sencillos y bastante blancos (a ratos) hasta biografías y episodios históricos de interés.

También es relevante ver cómo a través del 'TBO' se puede ver la evolución del cómic en España durante su periodo de publicación: desde esas primeras viñetas con texto expositivo debajo, la introducción de los bocadillos, las tendencias e influencias del tebeo europeo y estadounidenses... un vistazo impresionante que hace de esta revista un pilar fundamental para entender el medio en este país.

En Papel en blanco | Esenciales de la ACDCómic 2016

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio