Compartir
Publicidad
'Voyeur': la mirada erótica de Horacio Altuna
Novela gráfica

'Voyeur': la mirada erótica de Horacio Altuna

Publicidad
Publicidad

Horacio Altuna es uno de los historietistas más destacados del cómic argentino, un dibujante activo desde los años 70 que formó habitualmente pareja artística con Carlos Trillo en obras como 'Charlie Moon', 'El último recreo' o 'Tragaperras'. Como autor completo, lo vimos en 'Chances' o en 'Hot L.A.'. En todas sus obras, Altuna siempre destacó en su exquisito y realista lápiz, y algunas de esas obras apuntaban a que el autor sería un excelente autor de cómic erótico. Y en 1989 Playboy hizo reales los sueños de muchos de nosotros al proponerle una colaboración de cuatro páginas para su famosa revista. Fruto de este encargo es la colección que ahora recupera Dibbuks en cuatro tomos: 'Voyeur'.

Es cierto, como dice la contratapa del tomo, que el cómic erótico tiene una deuda indiscutible con Altuna. En sus historias breves, enfocadas desde una perspectiva humorística, asistimos a un desfile de fantasías eróticas que no podían haber encontrado mejor ilustrador. Situaciones prototípicas que Altuna aborda desde la comicidad (la esposa infiel que engaña a su marido con un amigo, el psicólogo que fantasea con acostarse con su joven paciente, la remilgada institutriz que controla a sus pupilos adolescentes en una excursión al campo para que no se dejen llevar por el desenfreno...) para aportarle un giro algo más humano.

Voyeur 02

No se trata de historias sin sentido en la que prime el espectáculo de la carne. En todas ellas Altuna pone su particular toque para que resulte un producto mucho más longevo que su mera reproducción en las páginas de una revista erótica. En una de las historias, por ejemplo, se reivindican los derechos de la mujer invirtiendo la situación de peligro: ahora es el hombre el acosado y las mujeres las oficiales de policía que lo culpabilizan de lo ocurrido; o se pone de manifiesto la hipocresía de una sociedad machista donde un hombre que viene de acostarse con prostitutas echa en cara a su mujer que le sea infiel cuando los encuentra en la cama. En otra, el encuentro de los jóvenes amantes es físico pero a la vez retratado con ternura, apartándose de lo soez de una representación nítidamente pornográfica donde lo único que prima es el lenguaje del cuerpo desnudo. En una tercera historia, Altuna aprovecha el final de un manido chiste para desarrollar las obligatorias escenas sexuales.

A caballo entre lo erótico y lo pornográfico, pero nunca del todo explícito (no hay representaciones completas ni de genitales ni de actos sexuales; siempre son parciales, y el autor juega muchas veces con el posicionamiento de los bocadillos para, de forma elegante, evitar escenas demasiado visuales), Altuna es siempre un deleite para los sentidos. Su estilo, cercano al de Milo Manara pero de un registro estilístico mayor, se ve realzado por el fantástico color manual de tonos terrosos.

Voyeur Portada

La edición de Dibbuks es realmente esmerada e incluye varias páginas de magníficos bocetos que no tienen nada que envidiar a los de Egon Schiele, el sensual discípulo de Klimt. El mejor Altuna dibujante asoma por entre estas páginas: estamos de enhorabuena por tan conveniente reedición de material por parte de Dibbuks.

'Voyeur'
Horacio Altuna
Dibbuks, 2016.
Cartoné, color. 120 pgs. 24€
ISBN: 978-84-16507-57-3

Más información | Ficha en Dibbuks
En Papel en Blanco | 'Sunstone', comedia erótica de iniciación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio