Compartir
Publicidad
'Wonder Woman: El torneo' y 'Segunda génesis', dos modos de tratar a la Amazona
Novela gráfica

'Wonder Woman: El torneo' y 'Segunda génesis', dos modos de tratar a la Amazona

Publicidad
Publicidad

Labor encomiable es la que está llevando a cabo ECC Ediciones en España recuperando varias etapas de personajes como Wonder Woman. La historia de Diana de Themyscira ha vivido grandes etapas y otras que no lo son tanto y las cabezas pensantes de la editorial decidieron recuperar sus cómics de mediados de los años noventa en un par de tomos "Grandes autores": 'El Torneo' y 'Segunda génesis', el final de la etapa de William Messner-Loebs y el comienzo de la de John Byrne.

Tenía mis dudas sobre si juntar las dos reseñas en el mismo artículo, pero es que los contrastes entre ambas etapas consecutivas creo que es lo suficientemente significativo como para analizarlas de forma paralela.

'Wonder Woman: El Torneo', atragantamiento de "los 90"

Gaww Messnerloebs Mikedeodatojr El Torneo

Tras la larga etapa de George Perez (que acaba de empezar a editar también ECC), William Messner-Loebs se puso manos a la obra con una etapa algo más "urbana" y acorde a los años 90: héroes más oscuros y extremos. El guionista fue variando de dibujantes durante mucho tiempo hasta llegar el que le acompañaría al final de su etapa: Mike Deodato Jr en 'Wonder Woman: El Torneo'

Messner-Loebs tenía pensada para su traca final con 'Wonder Woman' un par de sagas. La primera, que da nombre al tomo, nos presenta a Diana volviendo a Isla Paraíso para encontrársela patas arriba y con la intención de la Reina Hipólita de despojar a su hija del título de Mujer Maravilla (por sus "pocos esfuerzos" por acabar con el patriarcado en el mundo y por una profecía sobre la muerte de Wonder Woman). Esto nos lleva a la introducción de una nueva campeona: Artemis.

En la segunda saga veremos cómo Artemis intenta cargar a sus espaldas el título de Wonder Woman, mientras Diana decide continuar con su carrera superheroica pero sin el peso que supone el "título". Un tomo que, por lo general está bastante bien y, de hecho, eleva la media respecto a otras series coetáneas (no me canso de decirlo, pero los 90 fueron muy duros).

El toque "noventero" lo impone Deodato. En lo personal me parece buen dibujante, sobre todo cuando no parece que se le cae el tintero (véase su etapa en Los Vengadores o 'Pecado Original'), pero aquí se ve que sus claras referencias son ya no Jim Lee sino Rob Liefeld: planos imposibles de culos y tetas y una narrativa mediocre con una planificación de páginas (e incluso viñeatas) desastrosa.

'Wonder Woman: Segunda Génesis', Byrne en horas bajas

Cubierta Ga Wonder Woman John Byrne Segunda Genesis

Si el tomo anterior representa la idea de "cómic de los 90", en 'Segunda génesis', que comienza inmediatamente después de 'El Torneo' es una muestra de la política de "recuperación" del cómic a mediados de dicha década. Un momento que yo llamo "cuando se les pasó la tontería".

Nada mejor que recuperarse del extremismo noventero que contratar a John Byrne, un autor completo de estilo bastante clásico pero reformista. El canadiense decidió recuperar a la Wonder Woman más superheroica y épica, comenzando una saga en la que jugaría con su origen (de nuevo) y relacionarla con los Nuevos Dioses del Cuarto Mundo (que también estaba escribiendo).

Sin embargo, John Byrne no está en su mejor momento creativo, sobre todo si nos quedamos en el plano gráfico: dibujo torpe y algo apresurado (me imagino que por culpa de entintarse a sí mismo en vez de confiar en su entintador habitual, Terry Austin). La historia es algo insípida aspirando a recuperar la grandeza de la etapa de Pérez pero con las inquietudes propias de Byrne.

Si hay algo que destacar tras la lectura consecutiva de ambos tomos es que todo puede cambiar en el paso de apenas unos meses, incluyendo nuevas políticas editoriales y de tratamiento de los personajes que llevas editando medio siglo. Dos tomos que son interesantes, cada uno a su manera, y que nos traen buenas aventuras de la amazona.

En lo personal me deja mejor sabor de boca el de Messner-Loebs, lo considero mejor guionista que Byrne y su tratamiento, pese a dejarse llevar por la ola extrema noventera, es bastante bueno. Byrne, pese a querer recuperar la esencia clásica del cómic, no se encontraba en su mejor momento creativo, y eso lastra mucho la serie.

En Papel en Blanco | 75 años de Wonder Woman

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio