Compartir
Publicidad

Chesil Beach, un gran McEwan

Chesil Beach, un gran McEwan
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi un año ha tardado en llegar a España la última novela de Ian McEwan, Chesil Beach. Ya os comentábamos en su día algo sobre ella y finalmente Anagrama la ha editado para el deleite del personal.

Chesil Beach es, dicen, una de las mejores novelas de Ian McEwan (un servidor sólo ha leído esta última y fragmentos de Expiación y Sábado, por lo que no puedo opinar con criterio), reputado novelista de una generación espléndida que cuenta con Martin Amis, Graham Swift, y un largo etcétera. Tras el éxito de la adaptación precisamente de Expiación, Chesil Beach ya ha tenido que ser reeditada a poco más de un mes de su publicación.

En la playa de Chesil existe un hotel donde los dos protagonistas, una pareja de recién casados en la Inglaterra de principios de los años 60, irán a a pasar su primera noche de bodas. Florence, de familia rica, ha decidido pasar el resto de su vida con Edward, perteneciente al escalafón bajo de la clase media. Sin embargo, la chispa entre ellos ha culminado en el matrimonio. McEwan comienza describiéndonos los primeros minutos de la pareja de enamorados en la habitación. Los nervios, los pensamientos, el qué, cómo y cuándo debe hacerse cada movimiento. Recordemos que en el año en que transcurre, 1962, la "revolución sexual" todavía no ha comenzado y las relaciones son "un poco distintas" a lo que estamos acostumbrados. El inicio del libro es de una delicadeza tremenda, y poco a poco se va avanzando en lo tortuoso del camino.

Sabemos que algo pasará al final por cómo se están desarrollando los hechos, y ese algo vendrá dado por lo que empezamos a ver en la mitad del libro: cómo se conocieron Florence y Edward, cómo convivieron, qué pensaban el uno del otro y qué pensaban las familias. Una recreación fantástica de la época por parte de McEwan, que no deja escapar ningún detalle. Cuando volvemos a la habitación del hotel, todo vuelve a tener sentido.

El final es pura poesía. La playa de Chesil será juez y parte de las emociones de los jóvenes protagonistas, que deberán decidir sobre su futuro de forma inmediata y definitiva. Ian McEwan ha logrado con esta breve novela conmover al público, hacerlo partícipe de una situación tan típica como atípica, hacer que pueda aspirar el aroma de la playa, cargado de la emotividad y de la pasión de Florence y Edward, Edward y Florence, dos corazones unidos que verán pasar ante sí las respuestas a las preguntas que les han surgido durante su noche de bodas.

Sitio Oficial | Editorial Anagrama

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio