Compartir
Publicidad

Cristopher St. John Sprigg nos acerca a 'La muerte de un aviador'

Cristopher St. John Sprigg nos acerca a 'La muerte de un aviador'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre las muchas y jugosas novedades que pueblan las mesas de las librerías en este mes de septiembre, me ha llamado poderosamente la atención una que a priori podría no considerarse una novedad potente (entiéndase con autor de relumbrón e independencia de la calidad literaria). Os estoy hablando de La muerte de un aviador, una curiosa e intrigante novela escrita por el británico Cristopher St. John Sprigg. La publica Siruela y podemos hacernos con ella por 18,95 euros.

En estas páginas nos vamos a encontrar con la muerte en el acto de George Furnace, un prestigioso instructor de vuelo en el Aero Club Baston, cuando su avión se estrella en la campiña inglesa. Aunque todos están desconcertados debido a la experiencia del piloto y al perfecto estado de la máquina, el caso se archiva con el veredicto de muerte accidental. Será con la llegada del australiano Edwin Marriott, obispo de Cootamundra, cuando todo se empiece a poner en duda...

Y es que Edwin, que ha llegado al club para aprender a volar y llegar a cada rincón de su diócesis, sospecha que la historia es mucho más complicada de lo que parece. Piensa que puede ser un suicidio o incluso un asesinato. Se unirá en esta investigación al inspector Bray, de Scotland Yard, para desenmascarar la verdad. Ya sé que suena interesante, pero os sugiero que leáis las primeras páginas de 'La muerte de un aviador' para caer rendidos con su prosa, y necesitar imperiosamente seguir leyendo.

Igualmente interesante y llamativa resulta la historia personal del autor, Cristopher St. John Sprigg, hijo de una familia católica de Putney, al suroeste de Londres, y que escribió siete novelas en los años treinta. Fue un destacado pensador marxista y se integró en el Partido Comunista de Gran Bretaña en 1934. Sus escritos políticos los publicaba bajo el seudónimo de Cristopher Caudwell. Moriría con tan solo treinta años combatiendo a favor de la República en la Guerra Civil Española, formando parte del batallón británico de las Brigadas Internacionales en 1937.

No parece pues mala idea entrar en el otoño sumergido en 'La muerte de un aviador', unas páginas llenas de intriga, tensión y ese tono ligero lleno de un fino humor típico de las tierras británicas. No sería de extrañar que yo me pierda en breve en este título, constatando lo que se deja entrever, y es que en la Batalla del Jarama se perdió un escritor que hubiera llegado bastante lejos con su estilo.

Más información | Siruela
En Papel en blanco | 'Monstruos rotos' de Lauren Beukes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad