Compartir
Publicidad

Cuidado con'Las ratas' de James Herbert, que son peligrosas...

Cuidado con'Las ratas' de James Herbert, que son peligrosas...
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Mi amor por los libros va tomando tintes sobrenaturales y totalmente ilógicos, porque no es normal que por un lado me queje de lo mucho que se me va acumulando por leer mientras que por otro lado salto de alegría con nuevos títulos. Uno de estos que me ha hecho saltar de alegría (casi) literalmente es Las ratas de James Herbert, el segundo título de una editorial nueva que tiene el maravilloso nombre de La biblioteca de Carfax (a mí solo con eso ya me han enamorado, soy así de fácil). Si eres como yo y piensas sucumbir solo decirte que cuesta 17,50 euros y puedes encontrarlo en cualquier librería.

Las ratas son unos animalillos que, de por sí, no atraen muchas simpatías y nos dan algún que otro susto sin muchas consecuencias cuando nos encontramos alguna en la ciudad. Algo diferente es que nos encontremos con ratas del tamaño de perros y que tengan intenciones claramente hostiles, como sucede en esta novela, y es que sin saberse muy bien la razón hordas de ratas han decidido tomar Londres. En este caótico escenario, Harris, un joven profesor de arte, se convertirá en una figura clave para desentrañar el misterio que se esconde tras el ataque de estos monstruosos animales.

James Herbert nació en Londres en 1943 y es sin duda uno de los grandes escritores de terror británicos del siglo XX. Considerado un maestro del horror por algunos y muy criticado por otros, lo cierto es que Herbert llevó el horror a un nuevo nivel, jugando con los miedos propios de la época a la vez que utilizaba ingredientes clásicos de la literatura de terror. Sus libros están llenos de fantasmas, casas encantadas y animales que desafían las leyes de la naturaleza y para los que nos gusta el género siempre es un placer leerlo. Murió en su casa de Sussex en 2013.

El propio Herbert confesó que la inspiración para esta novela la tuvo tras ver la versión de Drácula de Tod Browning, cuando el personaje de Renfield habla de una pesadilla en la que se lo comen las ratas, por lo que puede considerarse justicia poética que forme parte de esta editorial. Confieso que dentro de los escritores del género Herbert no es mi favorito, pero siempre disfruto sus novelas. Además, esta no la he leído así que va derecha a la lista de deseos y ojalá forme parte pronto de mi colección.

Más información | La biblioteca de Carfax

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio