Compartir
Publicidad

'El aviso', de Paul Pen

'El aviso', de Paul Pen
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hace ni un mes que os hablaba de este libro y ya veis, finalmente no he podido evitarlo. Me lo llevé a casa y en un fin de semana un poquitín más largo de lo normal me lo he bebido. Intrigante desde las primeras páginas, Paul Pen aprueba con nota con esta primera novela.

Nos encontramos en Arenas de la Despernada, un tranquilo pueblecito cercano a Madrid. Cuenta con sus colegios, su Universidad e incluso su parque acuático. En este marco idílico conocemos a Aarón, que acaba de romper con Andrea, su novia de toda la vida. Como está cansado, le pide a David, su mejor amigo, que acuda él a llevarle unas medicinas al Sr. Palmer, el propietario de la tienda de la gasolinera. Y entonces ocurre la desgracia: David es tiroteado al tratar de salvar la vida de un niño durante un atraco y queda en coma al borde de la muerte.

Atenazado por el sentimiento de culpa, Aarón empezará a investigar por su cuenta, descubriendo en poco tiempo que no es la primera vez que ocurre un atraco de estas características en el mismo establecimiento. Comprobará entonces con pavor que los atracos siguen un patron determinado, repitiéndose el número de personas presentes y sus edades, aunque cambiando verdugo y víctima. Y aún más pavor sentirá cuando intuya que la próxima víctima podría ser un niño. Intentará entonces por todos los medios averiguar su identidad para salvarlo.

Mientras tanto, en capítulos alternos, conoceremos la historia de Leo, un niño tranquilo y estudioso que sufre un brutal acoso escolar por parte de sus compañeros. Su vida no hará más que complicarse cuando comiencen a llegarle señales avisándole sobre su propia muerte. La incomprensión de sus padres, la malicia de sus compañeros y su propio miedo le llevará a sufrir un calvario del que no encuentra una salida satisfactoria.

Con una inteligente mezcla entre thriller y terror, Paul Pen juega con elementos como el destino, la reencarnación, el asesinato o el acoso escolar. En capítulos alternos vamos descubriendo el avance de la investigación de Aarón, por un lado; y el infierno particular de Leo, por otro, confluyendo ambos mundos en un final que, evidentemente, no voy a desvelar, pero que no deja indiferente.

Aarón, cada vez más convencido de que todos los asesinatos siguen un mismo patrón matemático se enfrentará a la censura de amigos y familiares, que ven como la locura lo va cercando; Leo, un niño apenas, sufrirá no sólo el maltrato de sus compañeros de clase, sino la incomprensión familiar, convirtiéndose su sufrimiento en algo doloroso que va más allá de unas simples páginas.

Escrita de un modo rápido y efectivo, nos encontramos con muchas referencias visuales que permite imaginar a la perfección el marco en el que se desarrolla la historia. Por otro lado, los personajes son cercanos y te permite empatizar con ellos esde el primer momento. Mi favorito es Leo, protagonista casi indiscutible, cuyo sufrimiento me hizo respirar hondo en más de un momento, porque su sufrimiento traspasa el papel y te hace sentir impotente por no poder ayudarle.

Una novela más que recomendable, rápida de leer, con algunos capítulos que me pusieron la tensión por las nubes. Todo un descubrimiento, este Paul Pen. Una novela para leer en la playa, en la piscina o en el sofá, zambulléndonos en una historia que no te deja ni un respiro, que mezcla sabiamente nuestros miedos más profundos con un historia policiaca. Un debut de sobresaliente, sin duda conmigo tiene ya una fan incondicional, y estoy convencida de que no seré la única. ¿Para cuando la próxima, Paul?

Poco a poco, el griterío fue remitiendo y, cuando Brecha decidió cruzar en dirección a la tienda del americano, el grupo le siguió. Leo se quedó solo a las puertas del colegio mientras lo que esa misma mañana pudo haberse convertido en una pandilla de amigos con la que explotar petardos en los buzones de los profesores, se alejaba para siempre por el paso de cebra intercambiando historias falsas o verdaderas, eso daba igual, sobre el legendario tiroteo del Open. La conductora que había estado pitando intentó avanzar con el coche. Tuvo que frenar en varias ocasiones para dejar paso a los más rezagados. Su labio superior se levantó, mostrando la encía, sin que ella se diera cuenta. Cuando logró situarse sobre el paso de cebra, miró a Leo. El niño subió al coche.

— Mamá, prométeme que vendrás siempre a recogerme — le pidió.

RBA
368 páginas
ISBN: 9788490060520
19 Euros

Más información | Ficha en RBA
En Papel en Blanco | Paul Pen nos da ‘El aviso’

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio