Compartir
Publicidad

‘El enredo de la bolsa y la vida’ de Eduardo Mendoza

‘El enredo de la bolsa y la vida’ de Eduardo Mendoza
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay quienes defienden al Eduardo Mendoza serio y circunspecto de La ciudad de los prodigios o El año del diluvio, pero generalmente los defensores de esas obras frente a sus libros más lúdicos y jacarandosos suelen ser críticos que hablan con la altivez de un esfinge de gesto enigmático.

Yo no soy de esos: yo prefiero al Mendoza callejero, satírico, pintoresco, atornillado. Todo ello son rasgos que, como el colesterol, pueden ser buenos o malos. Mendoza suele cultivar colesterolazo del bueno. Es cierto que, en ocasiones, con tal de alcanzar un estrambote mayor que el anterior, con tal de sugerir la carcajada en el lector, Mendoza es capaz de las filigranas operísticas más excesivas, como si estuviéramos ante una tebeo de Mortadelo y Filemón. Pero no importa.

Con todo, en El enredo de la bolsa y la vida, cuarta entrega de las andanzas del quijote contemporáneo iniciada con El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras, no alcanza la frescura de su primera entrega, así como la segunda no alcanza tampoco la de la primera, y la tercera ni la de primera ni de la segunda. La pregunta es si la cuarta alcanza a la tercera. Bien, la cosa está muy disputada, pero ,a mi juicio, tampoco lo hace.

Eso no convierte El enredo de la bolsa y la vida en una mala novela. En absoluto. De hecho, es una muy buena novela si comparamos los últimos intentos satíricos de Mendoza, de todo punto fallidos, como El asombroso viaje de Pomponio Flato o El último trayecto de Horacio Dos. Obras que habría pasado totalmente desapercibidas si no llegan a estar firmadas por un autor con marchamo como Mendoza.

Estamos pues ante un Mendoza surrealista que se recupera. Lo cual está muy bien: si la presente novela hubiera mantenido la misma línea descendente que sus predecesoras inmediatas, al menos que el que suscribe se habrá bajado del barco. Para siempre.

La trama, como leeréis a continuación, podría pasearse con toda tranquilidad por el callejón del gato de Valle Inclán: años después de dejar el sanatorio mental donde compartieron celda, Rómulo el Guapo le propone un golpe a nuestro protagonista. Su negativa y la misteriosa desaparición de Rómulo serán el arranque de un enredo para resolver un caso de repercusiones internacionales con la ayuda de un infalible equipo: la adolescente Quesito, el timador profesional Pollo Morgan, el africano albino Kiwijuli Kakawa, conocido como el Juli, la Moski, acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, regente del restaurante Se vende perro.

Todo ello ambientado en la Barcelona actual, en plena crisis financiera… en la que incluso comparece la mismísima Angela Merkel.

Editorial Seix Barral, 2012.
276 pp.
ISBN: 978-84-322-1000-6

Sitio Oficial | Ficha en Planeta Libros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio