Compartir
Publicidad

‘El ganso salvaje’ de Ogai Mori

‘El ganso salvaje’ de Ogai Mori
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si recuerdo bien, es la primera vez que leo algo de un escritor japonés. Ya sabéis como pasan estas cosas: estás en la librería, te acercas a los libros de novedad, y ¡uy! ahí está, un libro aparentemente insignificante, un único ejemplar entre montañas de un mismo título. Y eso es lo que me ocurrió con El ganso salvaje de Ogai Mori, editado en castellano por Acantilado.

‘El ganso salvaje’ cuenta la historia de un amor apenas insinuado, entre la bella Otama, hija de un anciano empobrecido que se ve obligada a convertirse en la mantenida de un usurero para mantener a su padre, y Okada, un estudiante de medicina que la entrevé en sus paseos diarios. Y así, una historia que a priori puede parecer un drama tremendo y un dechado de páginas lacrimosas no es ni una cosa ni otra. Una bella estampa japonesa que capta un momento concreto.

Toda la historia está narrada por un personaje prácticamente ajeno a los hechos, una sutil contemplación que nos lleva por una historia elegantemente escrita. Los personajes están bien formados, y en apenas ciento cincuenta y ocho páginas encontramos grandes personalidades. Otama, hermosa y joven, obligada a convertirse en amante, que acepta su destino con filosofía y sin pesadez, convirtiéndose en una persona más fuerte e independiente de lo que ha sido nunca. Suezô, el usurero, a mi parecer el mejor personaje de todos, un ser despreciable por su trabajo, pero que muestra más humanidad que cualquiera de los otros. Okada, el estudiante, tal vez el personaje más flojo, sumido en sus estudios y sus paseos, cautivado por la imagen de una joven hermosa en la ventana.

Ogai Mori es en realidad el seudónimo de Mori Rintaro (1862-1922). Médico militar, traductor de obras alemanas al japonés, crítico literario y escritor, está considerado como uno de los mayores escritores japoneses de la era Meiji. Fundador de varias revistas literarias, introdujo en Japón las ideas literarias que se estaban imponiendo en Occidente.

Como os digo, no es una historia triste ni dramática. Los acontecimientos se van sucediendo sin sobresaltos y alejándose del sentimentalismo. Ogai Mori da toda una lección sobre la belleza de la escritura sin florituras, sin afectaciones y con grandes dosis de naturalidad. Una novela perfecta, para salirse de los trazos de lo acostumbrado. Un libro a tener muy en cuenta.

Yo lo leí, literalmente, en una tarde de domingo, acompañada de mi sempiterna taza de té. En español tiene también editados En construcción, una colección de escritos críticos y relatos, y Vita Sexualis, una historia con toques de humor sobre el aprendizaje sexual de su protagonista. Sobra decir que ya tengo los dos encargados y esperándolos estoy.

(...) Los tipos que se humillan ante sus superiores tratan con dureza a sus inferiores y maltratan a los débiles. Se emborrachan y pegan a sus mujeres y a sus hijos. Pero yo nunca he tenido ni superiores ni inferiores. Yo sólo me he arrastrado ante quien me hacía ganar dinero. Y quien no me producía un beneficio era como si no existiese. Me era totalmente indiferente. Jamás me he enfrentado a nadie. No valía la pena el esfuerzo de alzar la mano. En vez de malgastar el tiempo en eso, he preferido calcular intereses.

Acantilado Editorial Colección Narrativa 160 páginas ISBN: 978-84-92649-15-0

Más información | Ficha en Acantilado Editorial En Papel en Blanco | Satori, una editorial dedicada a la cultura japonesa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio