Compartir
Publicidad

'El lejano país de los estanques' de Lorenzo Silva

'El lejano país de los estanques' de Lorenzo Silva
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sinceramente, necesitaba un libro como este. Entretenido, sin rodeos y adictivo. Y es que El lejano país de los estanques de Lorenzo Silva, tiene todo eso y mucho más. Pero empecemos de la manera que me gusta hacerlo, contando cómo llegué a él. Por supuesto ya conocía al autor, sobre todo de XL Semanal, donde es el encargado de las cartas que mandan a la revista, y ya sabéis que soy asiduo lector de ella. Además hace algunos años leí La flaqueza del bolchevique, que me pareció también muy buena. En fin, que estando por la librería, me llevé a casa un libretito de propaganda con motivo de su nueva novela, La estrategia del agua, última entrega de una serie protagonizada por dos guardias civiles, en la que aparecían todos los libros que forman parte de ella. Me pareció muy curioso y como me gusta ser ordenadito, me compré enseguida el primer título de la serie.

Así es como llegué a 'El lejano país de los estanques' y he de decir que me lo he pasado en grande. De entrada ya sorprende encontrarse con una novela protagonizada por dos guardias civiles, concretamente el sargento Bevilacqua y la agente Chamorro, ya que estamos acostumbrados a leer historias del FBI, la CIA o los servicios secretos británicos, pero ¿guardias civiles?, raro, raro, y muy acertada apuesta. Desde el principio nos deja clavados ante el libro, nos hace entrar en situación rápidamente y empiezan a caernos bien sus dos protagonistas. Aunque ojo, que también existen unos personajes secundarios muy bien dibujados y sin ningún desperdicio.

Pero sí es cierto que Bevilacqua y Chamorro no son los protagonistas por casualidad, y consigue unos excelentes personajes a los que le cogemos cariño y con los que casi nos sentimos como el tercer miembro del equipo. La historia está contada en primera persona por el genial sargento, lo que todavía ayuda un poco más a sentir la cercanía.

Entrando en la novela, ésta empieza cuando aparece un cadáver de una rica, joven y promiscua extranjera en una urbanización de Mallorca, poco se sabe de los motivos del asesinato, ya que a priori no existe ningún enemigo aparente y hay ciertas cosas que no encajan. Sin embargo, sí existe una sospechosa, una mujer suiza bastante mayor que tiene especial predilección por las jovencitas, desaparecida y que alojaba en su casa a la asesinada. Será con estos ingredientes y con las fiestas, el desfase y el descontrol de mucha gente que veranea en la isla, cuando nuestros protagonistas entren en acción. Para ello, tendrán que formar parte de la vida nocturna de la ciudad, entrando en los juegos de seducción, trapicheos y demás.

Hay que decir que me encanta la forma en la que se desarrolla la investigación, aquí Silva acierta plenamente. Bevilacqua piensa en un principio que lo destinan con Chamorro casi como un castigo y prefiere a otra compañera. Pero poco a poco se irá dando cuenta de que es mucho más buena de lo que pensaba, y le dejará claro que nunca la va a dejar en la estacada. Por supuesto, la relación que guardan entre ellos da lugar para un amplio estudio, y aunque puede parecer la típica en este tipo de historias, Lorenzo Silva está muy hábil y no permite que en ningún momento el asesinato se convierta en algo secundario. Especialmente simpática es la escena en la que tienen que ir a una playa nudista, para seguir una pista importante, sin exagerar para nada la situación, el autor consigue que sintamos la misma vergüenza que deben estar pasando ellos.

Sí es cierto que hay detalles que si son tenidos en cuenta en solitario, pueden ser un poco intrincados o exagerados, pero desde luego en el tono del libro queda como anillo al dedo, ya que en todo momento podemos ver hasta dónde llega la gente que dispone de una buena cartera y hasta qué punto son capaces de sentirse por encima del bien y del mal, en un mundo en el que las drogas y las orgías son algo habitual. Pero no olvidemos que lo importante aquí sigue siendo la investigación.

Lorenzo Silva

Por eso, nos sentimos encantados de acompañar a nuestros dos guardias civiles y vamos viendo paso por paso todo el proceso de la investigación. Bevilacqua no entiende de superiores, y desde el respeto, será capaz de desobedecer cualquier orden si la misión lo requiere. Además, no creáis que nos los presenta como unos superhéroes capaces de todo y que resuelven todo a la perfección. ¡Para nada! Y este es otro de los grandes aciertos de la novela, porque son seres de carne y hueso que intentan descubrir el misterio como pueden, a tirones y pasándolo mal, llegando incluso por momentos a sentirse verdaderamente agotados y con la cierta sensación de haber fallado en el camino de sus pesquisas.

Volviendo a los secundarios, nos encontramos con una buen número de ellos, que irán desfilando ante nuestros ojos a lo largo de la novela, y todos ellos muy interesantes. Por ejemplo el brigada Perelló, maravilloso y muy atinado en sus observaciones hechas como quien no quiere la cosa, ese grupito de chicos italianos que están viviendo la vida loca de la isla sin muchas preocupaciones, el pinchadiscos de una discoteca con un pasado en África con la Legión francesa o Regina, la sospechosa suiza que os comentaba anteriormente, todos muy conseguidos y muy aprovechados para la historia.

En cuanto al final, teniendo en cuenta la evolución de la historia, es bastante bueno, un poco rocambolesco pero muy agudo y con una gran facilidad para enlazar el principio con el final de la novela. Podría parecer una hipótesis bastante extraña en principio, pero vuelvo a repetir que teniendo en cuenta la vida desenfrenada en la que nos envuelve la novela, no resulta para nada descabellado y puede llegar a parecer hasta lo más lógico.

Podría deciros mil detalles mas que os dejarían muy claro lo bien que nos lo hace pasar 'El lejano país de los estanques', pero como sigo con mi promesa de no desvelar los detalles más relevantes de las historias, tendréis que ser vosotros los que los descubráis. Por mi parte, recomiendo totalmente su lectura, y si os apetece como a mí pasar unas horas divertidas y llenas de intrigas y sorpresas, este es vuestro libro. Está muy bien escrito, cuenta una historia buena y nos engancha desde la primera página, ¿qué más queréis? Yo ya me he comprado el segundo título de la serie, El alquimista impaciente, y ya estoy deseando volver a encontrarme con los amigos Bevilacqua y Chamorro.

- Bien. Aparte de eso, hay un punto importante. - ¿Cuál? - ¿Te gustan las mujeres, Chamorro? Mi subordinada enrojeció todavía más de lo que ya había ido enrojeciendo a lo largo de la conversación. Abrió la boca y no emitió ningún sonido. - No me importan si te gustan o no - aclaré -. No voy a censurarte. Ni siquiera espero que me contestes ahora. Lo que espero es que si alguien te vuelve a hacer esta pregunta le eches cara y sueltes lo que te parezca, verdad o mentira, pero sin ponerte colorada. No te pongas colorada más que cuando te interese por alguna razón. Tenemos que tratar de introducirnos en el ambiente en que se movía la víctima y a lo mejor allí hay que hacer de lesbiana. Si llega el caso, te toca a ti, porque yo resultaría poco convincente. No temas, tampoco tienes por qué acostarte con nadie, salvo que te apetezca y no perjudique la investigación. Chamorro tragaba saliva. - Di algo, mujer, no te lo tragues. - Si me apetece o no acostarme con quien sea es asunto mío, mi sargento. - Vale, es un comienzo. Pero sonríe, que no parezca que te han ultrajado. Eres una poli, no una catequista.

Booket Colección: Crimen y misterio 304 páginas ISBN: 978-84-233-3844-3 6,95 euros

Más información | Ficha en Booket En Papel en Blanco | 'El blog del Inquisidor', de Lorenzo Silva

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio